thumbnail_COLUMNA NUEVA

Entre Veredas-Marco Antonio Lizárraga

LA FARSA

Santa Lucía siempre fue la opción de Andrés Manuel López Obrador para hacer su nuevo aeropuerto y ese será el resultado que tendrá en la “consulta popular” referente al Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

La cuestión es que como bien se criticó en algunos medios está consulta estuvo demás ya que la decisión ya estaba tomada, tanto que los diputados federales de Morena por “aportación voluntaria” la pagaron.

Es decir, que si manejamos el tenor que los Morena estuvieron manejando con los diputados de la pasada Legislatura, los impuestos de los ciudadanos pagaron la consulta, pues de los impuestos se les paga a los legisladores.

El asunto está en que la consulta nacional costó 1.5 millones de pesos que pagaron los diputado de Morena que les debió pesar hasta el alma, pues les costó por los 314 que conforman la coalición alrededor de cinco mil pesos para hacer la “vaquita”.
Pero, a lo largo de esta famosa consulta hay algo importante involucrado que es el comportamiento que ha tenido el presidente electo Andrés Manuel López Obrador al casi cometer el error de decir la cantidad de votantes en esta consulta.

Esto nos recordó en una ocasión cuando Francisco Labastida Ochoa era el precandidato del PRI y firmó ante Joaquín López Dóriga un papel donde decía con lujo de detalles el porcentaje que tendrían en la asamblea nacional.

Casualmente, así como quedó estipulado meses antes ese documento así quedó lo cual hizo pensar en aquel momento para los priistas que las cosas estaban manipuladas para que fuera Labastida y no Roberto Madrazo.

Así de igual forma, AMLO señaló que se esperaba la participación de más de un millón de personas en esta consulta donde, en aras de abonar a la transparencia, habría métodos que garantizaran este hecho, pero en la práctica no se realizaron.

El asunto fue más allá, y nos confirmaron varios morenistas nuestras teorías de que la decisión estaba tomada en este aspecto y en este tema, Santa Lucía y las remodelaciones a las terminales serían las que estarían presentes.

Lo que nos preguntamos, es si ya estaba tomada la decisión de que se haría, para que hacer una consulta popular donde se invitaba a la población a dar su voto y a ser escuchada con su opinión.

De todos era conocido que AMLO tenía su decisión desde que fue candidato a la presidencia de México, entonces para que la farsa y el gasto de dinero del erario con este tema de la consulta, si ya la decisión estaba tomada.

Es una santa tomada de pelo para la gente que confió en el Mesías y con ello acudió a emitir su voto en las dos opciones que se tenían para votar, al final el NAIM y toda su inversión ser irán a la basura.

Pero no es ahí todo el tema, también lo que conlleva la cancelación de los contratos, el pago de las demandas, las multas, entre otros cuestionamientos que habrá y las repercuciones que se tendrán.

Lo preocupante de este asunto es que AMLO está jugando de manera perversa con la gente, pero más con sus oponentes, al mandarles la señal de lo que se está haciendo con ello.

La consulta la ganó la opción de AMLO donde se re acondicionará el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Toluca y se construirán dos pistas en la base aérea de Santa Lucía fue la opción ganadora en la “consulta nacional”.

Era obvio que AMLO señalara que se respetarían los resultados de la consulta porque ya se sabían, ya la decisión estaba tomada, una farsa y tomada de pelo para la gente que en verdad creyeron esto.

De acuerdo con la consulta de las 32 entidades, y bajo declaraciones de Enrique Calderón Alzati, presidente de la Fundación Arturo Rosenblueth, encargada de procesar y contar los votos que casi el 70 por ciento, optó por esa votación.

Fue la opción dos, donde seguiría la construcción el aeropuerto en Texcoco y dejar de usar la actual terminal aérea, obtuvo 29% de las preferencias, pero bueno, para que nos digan a todos los que cuestionamos al nuevo gobierno, “ya superenlo”.

El asunto va más allá, pues para los seres pensantes, nos cuestionamos que es lo que pasará cuando AMLO quiera imponer cosas a los mexicanos… lo va a someter a consulta popular para imponerlo, porque “así lo quiso el pueblo”, en fin, así lo decidió el país, ya veremos qué nos depara el futuro.

Que venga lo que tenga venir.

INCERTIDUMBRE

El Presupuesto de Egresos de la Federación está en una incertidumbre total donde las cosas se ven complicadas, por lo ocurrido con la tomada de pelo de la consulta popular de parte de Morena.

No se sabe que es lo que se manejará en el próximo presupuesto, esto pondrá de relieve un nuevo autoritarismo en lo que único que nos queda a los mexicanos es rezar de que se tomen las mejores decisiones.

Pero además de eso es ver como Morena que con esa mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y Senadores es indómito, y con ello buscar nuevas alternativas para la forma de hacer política.

Estamos ante los designios de una persona que no está bien, y que con ello va a haber serias consecuencias que pueden desencadenar en situacione que van más allá de lo evidente.

Pero bueno, para muchos las cosas no andan bien, y no son ni priistas ni panistas, a contrario personas que quieren hacer las cosas bien ya veremos que nos depara el futuro.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.