15871738_1562951443718997_3549476243247239034_n

Altoparlante :Juan Manuel Partida Valdez

Calenturas

Una contienda electoral llena de apasionamientos, la que vive la sucesión en el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado.
Cinco candidatos registrados hasta ayer, Juan Ramón Manjarrez, Francisco Herrera, Juan Gabriel Chinchillas, Roy Ordorica y Gabriel Ballardo, y anunciado para hoy el del actual secretario general Armando Heráldez.
Se cierran hoy los registros, y serían entonces seis contendientes.
Pero el número es lo de menos, porque como señalamos arriba se vive un ambiente de mucha pasión entre los simpatizantes y hasta en los propios aspirantes.
Siempre será preferible que en contiendas como la del STASE existan las naturales calenturas, a que prevalezcan el desinterés y el desaliento.
Las pasiones, entonces, para nada resultan un mal, sino por el contrario sirven para empujar con una decisión más firme las luchas que se abanderan.
Son cerca de once mil afiliados al sindicato, me dicen, aunque se cuestiona que la comisión encargada del proceso no ha dado a conocer el padrón, con los naturales temores y las sospechas prácticamente obligadas.
Muchas familias apuestan pues su presente y su futuro, porque tener a un dirigente sindical aliado les puede representar mejoras sustanciales o cuando menos una defensa más firme de sus derechos.
Tengo buenos amigos y amigas simpatizando y hasta trabajando con los diferentes candidatos a dirigir el STASE; por ello mismo desde el principio decidí mirar los toros desde la barrera, a la espera del triunfador.
Serán veinticuatro días de campaña, con votaciones el miércoles cinco de abril en la zona norte, el jueves seis en la zona sur y el viernes siete en el centro, que con Culiacán comprende el sector con mayor número de potenciales votantes.

PEÑA Y PRI, EN PICADA

Devastadores los resultados de la encuesta telefónica realizada a mediados de enero por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados federal, con el presidente Enrique Peña Nieto aprobado por apenas el seis por ciento de los entrevistados, y con el Partido Revolucionario Institucional en el cuarto lugar de las preferencias electorales.
Una victoria priísta en la elección del 2018 se ve más difícil que un campeonato del Cruz Azul.
Los mexicanos, en amplia mayoría, rechazamos el pésimo gobierno federal, y repudiamos la vigencia de prácticas antidemocráticas de un partido en el que muchos privilegian esa disciplina aberrante que sólo ha servido para retroceder.
Tristemente, una organización política en la que casi todos pueden decirnos que los cocodrilos vuelan, nomás porque Enrique Peña Nieto así lo crea y mandate.
No han aprendido, y parece que no quieren aprender.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.