desnutricion-sobre

Seguridad alimentaria, la otra pandemia que viene, advierte la ONU

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió que si no se toman medidas urgentes, la pandemia de Covid-19 generará una emergencia alimentaria mundial.

En un informe sobre el impacto del coronavirus en la seguridad alimentaria y la nutrición, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo un llamado a los gobiernos a actuar cuanto antes para evitar un desastre.

Sugirió que de forma urgente se debe dar una mayor protección social para los más pobres, que ante la crisis pueden perder el acceso a las fuentes más básicas de alimento.

“A menos que se tomen medidas inmediatas, queda cada vez más claro que hay una emergencia alimentaria mundial inminente que podría tener un impacto a largo plazo en cientos de millones de niños y adultos”, dijo.

“Necesitamos actuar ahora para evitar los peores impactos en nuestros esfuerzos para controlar la pandemia”.

Aunque según el informe de la ONU, las cosechas están saludables y los suministros de alimentos básicos como los granos aún fluyen, las restricciones derivadas de la pandemia están ralentizando parte de las cosechas al tiempo que millones de trabajadores estacionales no pueden trabajar, de acuerdo a Univisión.

Además, millones de personas obtienen sus alimentos de mercados locales, que son vulnerables a las cuarentenas. Al mismo tiempo, el aumento del desempleo y la pérdida de ingresos asociados con la pandemia están dificultando el acceso a víveres, que se han encarecido en algunos países.

Por otra parte, el desperdicio de alimentos ha alcanzado niveles perjudiciales, con los agricultores obligados a tirar productos perecederos por problemas en las cadenas de suministros y muchas plantas procesadoras de carne obligadas a cerrar en algunos países, ya que se han convertido en foco de contagio de la enfermedad.

Aunque las prohibiciones a la exportación que los expertos temían hasta ahora se han evitado en gran medida, el peor de los impactos de la pandemia y la recesión resultante aún no se ha sentido. Guterres advirtió: “Incluso en países con abundante comida, vemos riesgos de interrupción en la cadena de suministro de alimentos”.

Unos 50 millones de personas corren el riesgo de caer en la pobreza extrema este año debido a la pandemia, pero los efectos a largo plazo serán aún peores ya que la mala nutrición en la infancia causa problemas de por vida.

A la edad de cinco años, uno de cada cinco niños en todo el mundo sufre un retraso en su crecimiento, y es probable que millones más sufran lo mismo si las tasas de pobreza se disparan, dice la ONU.

De acuerdo con la organización, la pandemia implica un alto riesgo de revertir el progreso que se ha logrado en las últimas décadas para sacar a las personas de la pobreza y mejorar su acceso a alimentos saludables.

“Hay comida más que suficiente en el mundo para alimentar a nuestra población de más de 7.8 billones pero hoy, más de 820 millones de personas pasan hambre y el Covid-19 está empeorando las cosas”, declaró Guterres en su presentación.

Ya desde antes de la pandemia, el sistema alimentario mundial estaba fallando en muchas áreas, dijo la ONU, que señaló conflictos, desastres naturales, la crisis climática y la llegada de plagas como los principales problemas existentes que afectan a la agricultura y la producción de alimentos.

Si a todo esto se le suman los fuertes impactos de la pandemia, se espera una crisis alimentaria que genere hambre a millones.

Ante este panorama, el secretario general ha dado tres puntos claves de trabajo para los gobiernos que permitan anticiparse a la situación y evitar un desastre humanitario:

Preservar la ayuda humanitaria básica de alimentos, medios de vida y nutrición a grupos vulnerables, adaptada a anticipar el impacto de la pandemia.

Concentrar la atención donde el riesgo es más grave.

Declarar la producción, comercialización y distribución de alimentos como servicios esenciales para garantizar que se mantengan funcionando bajo cuarentenas y otras restricciones y asegurar los sistemas alimentarios de todos los países.

Ampliar el uso de sistemas de monitoreo de seguridad alimentaria para tener información actualizada sobre los impactos de la pandemia y comprender mejor quién está en mayor riesgo.

Mantener la liquidez y promover la inclusión financiera, particularmente en áreas rurales.

Ampliar la protección y asistencia social.

La asistencia alimentaria y nutricional debe estar en el centro de los programas de protección social.

Fortalecer la respuesta del sistema de salud para la atención nutricional.

Proteger a los grupos de población más vulnerables, comenzando por las mujeres, que desempeñan papeles clave en el hogar y la prestación de servicios esenciales.

Adaptar los programas de protección social para que sean sensibles a la nutrición.

Invertir en un futuro sostenible.

Los sistemas alimentarios deben transformarse para funcionar mejor con la naturaleza y el medio ambiente.

Sentar las bases para una recuperación más inclusiva, sostenible y resiliente.

Concurrir y formar parte de la Cumbre de sistemas alimentarios de 2021.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.