Héctor-Melesio-Cuén-Ojeda-2

Microscopio Social / Héctor Melesio Cuén Ojeda

La eliminación del pago de la tenencia, un triunfo de la sociedad.

El 24 de noviembre, el Gobernador del estado, Lic. Quirino Ordaz Coppel, se comprometió públicamente a eliminar el impuesto de la tenencia vehicular, la cual ha sido una demanda muy sentida por los sectores sociales. Ante este anuncio, retomo una frase que me agrada mucho cuando se concreta en la vida real: “Nadie sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta”.

Cuando tuve la oportunidad de ser candidato a gobernador del estado de Sinaloa, en el proceso electoral de 2016, la eliminación de la tenencia vehicular fue una de las propuestas que más reiteré durante mi campaña. Lo hice consciente de que no era justo que los sinaloenses siguieran pagando este rubro, dado que cuando se implementó se argumentó que sería coyuntural, pues solo sería para recaudar recursos económicos para realizar los Juegos Olímpicos de 1968.

Mi propuesta no tuvo un carácter electorero, pues a pesar de no haber alcanzado la gubernatura, continuamos luchando por alcanzar este objetivo. Prueba de ello es que el 10 de octubre del año pasado los diputados del PAS, Víctor Antonio Corrales Burgueño, Jesús Angélica Díaz Quiñonez, Rafael Mendoza Zataráin, Alba Virgen Montes Álvarez, Gerardo Martín Valencia Guerrero y Soila Maribel Gaxiola Camacho, presentaron una iniciativa de ley para la eliminación total del impuesto sobre tenencia o uso de vehículos. Sin embargo, esa iniciativa no prosperó en la LXII Legislatura.

Por tal razón, el 9 de marzo de este año, los diputados del PAS promovieron una iniciativa para que el cobro de la tenencia vehicular se basara en lo que se denomina como el Libro Azul; de igual modo, en abril se presentó un punto de acuerdo sobre este particular para que los demás legisladores consideraran lo anteriormente señalado, lo cual no tuvo respuesta.

En los análisis y discusiones realizadas en las comisiones permanentes, los diputados del PAS insistieron en que el pago de la tenencia no fuera con base en los 250,000 pesos del precio de la factura, sino que se basara en el Libro Azul, mismo que toma en cuenta la depreciación normal de los vehículos. Era una propuesta lógica y viable. Por ejemplo, si una persona compró un vehículo hace 8 o 9 años, el cual le costó 251,000 pesos, con lo acordado por el Congreso está obligado a pagar tenencia; no obstante, ¿cuánto costaría realmente ese carro en la actualidad?

Otra vez el 11 de mayo presentamos una iniciativa para derogar el Capítulo II, Título Primero, de la Ley de Hacienda del Estado de Sinaloa, donde se establece el impuesto sobre la tenencia o el uso de vehículos.

Más tarde, el 10 de octubre, volvimos a presentar un posicionamiento para reiterar la necesidad de que las comisiones y el pleno de diputados le dieran continuidad a todas las iniciativas vigentes que están proponiendo la derogación del pago de este impuesto.

A finales del mismo mes, el día 30, en reunión con la Intercamaral Ahome, el presidente de la Mesa Directiva del H. Congreso del Estado, Víctor Antonio Corrales Burgueño y un servidor reiteramos la propuesta original de derogar el impuesto de la tenencia, y fue así como los empresarios del norte de Sinaloa manifestaron igual deseo, así como que se cumpliera el compromiso del gobierno federal de que el pago de este impuesto sería temporal y no definitivo.

Ese mismo día, horas después de la cita con la Intercamaral Ahome, nos reunimos con la ONG Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia, con la que coincidimos en esta misma demanda, la que, a esas alturas, ya se estaba generalizando en la sociedad. Esta acción se volvió a reafirmar el 7 de noviembre en la tribuna del Congreso local.

Precisamente, a raíz de la reunión con Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia se consolido a idea de realizar un foro ciudadano en las instalaciones del Poder Legislativo, el cual se realizó el 22 de noviembre. Dicho foro conto con todo el apoyo de la Mesa Directiva que preside el diputado Corrales Burgueño.

Es importante dejar asentada la siguiente consideración: hoy en día, en 20 estados de la República ya no se paga este impuesto, por lo que el de Sinaloa está rezagado. Además, ya es considerable la pérdida de ingresos que registra nuestra entidad por el hecho de que muchos sinaloenses decidieron ir a los estados vecinos a emplacar sus unidades móviles para evitar el cobro de la tenencia.

Finalmente, quisiera concluir esta colaboración con un reconocimiento al gobierno del estado por escuchar y atender el redamo de miles de ciudadanos para que se eliminara el pago del impuesto de la tenencia vehicular. Porque hay que decirlo claramente: era un abuso contra la sociedad, dado que al adquirir y usar un vehículo, los propietarios ya pagan alrededor de 10 impuestos recaudatorios.

¿Se puede? ¡Claro que se puede! Gracias y que pasen un excelente fin de semana.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.