JORGE-LUIS-TELLES-3-3

Agenda Política/Jorge Luis Telles Salazar

La iniciativa que presenta la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado va más allá del simple hecho de mover para diciembre el plazo fatal para que la cámara de diputados convoque al proceso electoral en Sinaloa para la renovación de la gubernatura, las 18 presidencias municipales y las 40 curules del poder Legislativo en la entidad, el año venidero.

Hay algo: para que surta efectos en los comicios en turno, toda modificación a la ley electoral de Sinaloa -su nombre correcto es Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado- debe realIzarse tres meses antes de la fecha de la convocatoria del congreso a elecciones. Esto no quiere decir que no se puedan impulsar adecuaciones a esta ley; pero en el caso particular que nos ocupa, después de ese plazo operarían hasta el proceso del 2024.

Es decir: este plazo ya estaría muy cerca de ser fatal y de sujetar los comicios estrictamente a como lo dispone actualmente la ley electoral, a la que llamaremos así en lo sucesivo para simplificar las cosas. Como los contratos legales, si mucho me apura.

De ahí el interés del máximo órgano de autoridad del poder Legislativo de demorar la expedición de la convocatoria citada hasta diciembre, con el apoyo absoluto e incondicional de todos los partidos ahí representados.

Y es que existe un tema que a todos interesa por igual: reformar la ley para que los 18 ayuntamientos de la entidad regresen a la configuración edilicia de antes de la jornada política del 2018, cuando una iniciativa del gobernador Quirino redujo notablemente el número de regidores en todos los municipios, situación que le pegó duro a la representación de todos los partidos, sin excepción.

La iniciativa de Quirino también achicaba a 30 (de 40) la cifra de diputados; pero los legisladores, en ese tiempo en funciones, se movilizaron oportunamente y lograron aplazar el decreto-a través de un transitorio- hasta las elecciones del 2021. Y los actuales ya postergaron esto para el 2024. Y en 2024 lo aplazarán para el 2027 y así.
Hoy día, el interés de los partidos es recuperar las regidurias perdidas, bajo el argumento de que no están lo suficientemente representados en los ayuntamientos, que constituyen la célula básica de nuestro sistema de gobierno.

Pocos temas unen tan fuerte a partidos, con agudas diferencia prácticamente en todo.

Esta es una de las excepciones.

Eso explica a cabalidad el respaldo unánime de todos a la iniciativa mencionada pera desplazar a diciembre la fecha para convocar a elecciones, misma que deberá aprobarse en la primera sesión plenaria de la cámara local, tras el receso obligado por la emergencia sanitaria.

Y una vez que esto ocurra vendrá lo otro: lo del aumento al número de regidores en los 18 ayuntamientos de la entidad.

Ya lo verá usted.

-0-

Y bien.

El actual periodo ordinario de sesiones inició, por ley el primero de abril, próximo pasado; pero esta suspendido desde entonces, por la contingencia que todos conocemos y que a todas nos afecta por igual.

En principio, los diputados de todos los partidos acordaron un encuentro el martes 5 de Mayo, a fin de evaluar la situación y analizar las alternativas existentes; pero no.

No hubo ninguna.

Y ahora la fecha es la del jueves 28, también para fijar una fecha tentativa y para tomar una decisión. A diferencia de lo del 5 ya les urge, así que si habrá una definición por ahi. Este periodo concluye oficialmente el 31 de julio venidero.

Pendientes pues.

-0-

Por cierto.

Independientemente de lo anterior, el seguro aplazamiento de la fecha para convocar al proceso político del año venidero, también le va a quitar presión al instituto electoral del Estado de Sinaloa, en su responsabilidad principal que es la preparación, organización y ejecución de las elecciones.

En efecto, a las severas restricciones presupuestales que se impusieron a las llamadas OPLES se suman los efectos de la pandemia, que ha retrasado, quiérase que no los preparativos para los comicios, de los cuales ya sólo nos separa poco más de un año para efectos técnicos.

Será positiva la prolongación del arranque oficial del proceso y si eso trae consigo derivaciones adicionales, como las que aquí hemos citado, pues ya será otro cantar.

Digo.

-0-

Por otro lado.

El gobernador Quirino Ordaz Coppel anunció a través de sus redes sociales-lo que ya se hizo un práctica recurrente-la reanudación de los obras de la presa Santa María, en el sur del estado, tras llegar a acuerdos concretos con los comuneros, cuya inconformidad paralizó los trabajos de construcción, a pesar de lo que representaban para esa zona de la entidad.

Esto permitirá que los recursos inscritos en la Comisión Nacional del Agua se canalicen precisamente a Sinaloa y no sean desviados a otros estados de nuestro país.

-El acuerdo- dijo Quirino- llega en un momento inmejorable. Justo cuando más ocupábamos una inversión de esta magnitud.

Y algo poco común en el gobernador: ponderó a cabalidad el trabajo realizado por su subsecretario de Gobierno, Joel Boucieguez, en lo satisfactorio de las conversaciones con los comuneros. Por vez primera, en años, hay avances importantes.

.Que os parece?

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.