JORGE-LUIS-TELLES-3-3-12

Agenda Política/Jorge Luis Telles Salazar

La última vez que vi a Jorge Walterio fue el lunes 09 de marzo, en las exequias de doña Martha Mata, la señora madre de Miguel Alberto Ortiz Mata, esposa e hijo, respectivamente, de mi inolvidable amigo, Agustín D. Valdez. Platicábamos – de todo – con Jesús Enrique Hernández Chávez, en un área de conocida agencia de servicios funerarios de la ciudad.

Era el día internacional de la mujer y la huelga hecha por las mujeres del mundo en esa fecha, era, obvio, uno de los temas centrales de la conversación. Ya se habían encendido las luces de alerta en México, ante la amenaza de la pandemia  – incluso ya teníamos el caso del huésped del hotel Lucerna, aquí en Culiacán -; pero, ni por asomo, aquilatábamos la magnitud del problema que se nos venía encima y que hoy ya ha costado más de 35 mil vidas en nuestro país.

Walterio ya traía algunos problemas de salud y eso explicaba sus repentinas ausencias del programa “Los Columnistas” en Radio Universidad Autónoma de Sinaloa, así como de otros programas a través de internet, en los cuales era asiduo colaborador. Ya tenía rato, además, sin escribir su columna “Sinaloa de Frente y de Perfil”, la que le publicaba en mi sitio www.jorgeluistelles.com y que circulaba en otros portales originados en la ciudad; entre ellos, el de Radio UAS.

-Ya pronto reanudo mi George; déjeme salir de esta -, me dijo cuando la reclamé su repentina falta de constancia en la publicación.

“Sinaloa de Frente y de Perfil” era la columna de su padre, don Jorge Medina León, lectura obligada a nivel estatal. Una columna que se inició (en su nueva época) en el Debate de Culiacán; siguió en el Diario de Sinaloa y cayó finalmente en El Sol de Sinaloa, cuando don Jorge aceptó de inmediato mi invitación, tras asumir la dirección de este matutino, todavía cuando la OEM era una de las organizaciones periodísticas más importantes del país. Allá en los primeros años de la década de los Noventas.

Don Jorge murió con el tiempo y justamente un día después de su sepelio, Jorge Walterio llegó a las oficinas de El Sol, con un par de hojas de papel entre sus manos, para hacerme una petición:

-Mi George quiero pedirte, si no tienes inconveniente, quedarme con el espacio de mi papá. No quiero que “Sinaloa de Frente y de Perfil” desaparezca con su fallecimiento. No pretendo calzarme los zapatos de mi papá porque jamás los voy a llenar; pero intentaré, cuando menos, mantener viva su memoria.

Además de valiente y decidida, me conmovió la actitud de Walterio, por lo que acepté, sin reserva. Nos dimos un abrazo; le desee suerte en su llegada a las Grandes Ligas del columnismo político sinaloense y nos despedimos.

“Sinaloa de Frente y de Perfil” se mantuvo, como una de las columnas más leídas, hasta el día, en que mi ciclo quedó cerrado como director de El Sol de Sinaloa, en diciembre de 2010.

Y Walterio también clausuró su periplo, de más de 15 años en El Sol.

Por esos días de desconcierto e incertidumbre – típicos en una situación de esa naturaleza -, Mike Mata, Leonel Solís y Walterio Medina me invitaron a su programa “Los Columnistas” en Radio UAS y al consiguiente desayuno en conocido restaurant, en cuyo marco le sugerí:

-Mi Walter no deje de mandar su columna a El Sol de Sinaloa. Estoy seguro que el nuevo director no tendrá ningún inconveniente en su publicación.

-No mi George – me contestó de inmediato – yo llegué con usted y con usted me fui. Así de claro.

Siempre fuimos amigos; pero no compañeros de parranda. Fue una relación afectiva, solidaria, atenta y respetuosa, ocasionalmente más relajada, por las participaciones del siempre irreverente Heriberto Millán, un sólido amigo común.

La partida de Jorge Walterio Medina Palazuelos ha causado una profunda consernación en las filas del periodismo sinaloense, particularmente afectado por la pandemia. Y no solo en lo que a contagios corresponde – porque el periodismo se ejerce en las calles, no en la comodidad de una oficina refrigerada – sino en el elevado número de compañeros que han perdido sus empleos, como consecuencia de esta profunda crisis económica que también nos ha traído el mentado coronavirus.

Para la familia del amigo nuestros deseos de una pronta y cristiana resignación y para Jorge Walterio Medina una oración perpetua.

Descanse en paz.

-0-

Por otro lado.

A pesar de los devastadores efectos de la pandemia en todos los sentidos, el rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, doctor Juan Eulogio Guerra Liera, recordó que el próximo viernes se cerrará formalmente el ciclo escolar 2019-2020 y que sus resultados han sido por demás exitosos.

En efecto, en una entrevista realizada por el director de Radio UAS, Willie Ibarra, en la que no dejó tema ileso, el rector Guerra admitió que no fue fácil incursionar en la educación virtual; pero que, una vez tomada la determinación, se trabajó con ahínco, responsabilidad y profesionalismo, lo que permitió no solo salvar el semestre, sino dar un paso relevante toda vez que la experiencia ganada facilitará el hacerle frente a experiencias similares en el futuro.

Y como el panorama se mantiene en niveles de alta incertidumbre, es altamente factible que el ciclo 2020-2021, también inicie de manera virtual y se mantenga en este modelo, en tanto se reestablece la normalidad sanitaria en el país.

-Hemos cumplido con todos los contenidos programáticos; los hemos atendido y los estudiantes han respondido de manera adecuada – puntualizó, de manera concluyente.

Un Guerra Liera preocupado evidentemente por las condiciones imperantes en nuestro país – similares a muchas otras naciones del mundo -; pero también ocupado en lo que a la UAS corresponde, institución que no ha permanecido ajena a los esfuerzos oficiales en la solución de tan grave problema.

Hay mucho que comentar en esta entrevista tan profesionalmente llevada por el director de Radio UAS, cuya diversidad de puntos, abordaremos en su oportunidad.

¿Qué os parece?

-0-

Mientras.

Agotado el plazo de cinco días hábiles previsto por la ley orgánica del Congreso del Estado, el jueves próximo deberá quedar definido el tema del Instituto Sinaloense de las Mujeres, cuya dirección sigue en manos de la doctora Reyna Araceli Tirado Gálvez, ante la ausencia de un consenso decisivo en la cámara local.

El jueves próximo pasado, recordará usted, el pleno de la legislatura en funciones votó el dictamen emitido, en su momento, por la Comisión de Equidad y Género y lo hizo en contra del acuerdo en el sentido de rechazar como nueva directora a la conocida comunicóloga y publirrelacionista Eva Guerrero, la propuesta del gobernador Quirino Ordaz Coppel. Un total de 19 diputados reprobaron el citado dictamen, contra 17 que lo hicieron a favor. Cuatro legisladores, a su vez, no se presentaron a la sesión.

Por eso, dicho dictamen se regresó a la comisión correspondiente, la cual tendrá que emitir uno nuevo, mismo que deberá ser en el mismo sentido en el que lo votó el pleno, lo cual representa, en automático, la designación de Eva como nueva titular del ISMUJERES.

Sin embargo, otra vez será el pleno, quien tenga la palabra final y no es descartable que ahora, los mismos que votaron el dictamen a favor el jueves pasado, ahora lo hagan en contra, lo que se interpretaría más que un rechazo a la periodista, una obsesión enfermiza por frenar todo lo que venga del gobernador Ordaz Coppel.

Y si, con 36 diputados presentes, el resultado fue 19 contra 17, queda claro que serán aquellos legisladores que no hicieron acto de presencia en la última sesión, quienes inclinarán la balanza de un lado hacia otro. No será fácil para MoReNa revertir la tendencia en su contra; pero no descarte que obliguen a toda la bancada a asistir al pleno del jueves venidero, así algunos de ellos sean población de alto riesgo, con esto de la pandemia.

De esos 17 votos en contra de Quirino Ordaz y Eva Guerrero, 16 fueron de MoReNa y uno más del diputado del PRD, Edgar Augusto González. Ocuparían los 4 restantes para llegar a 21 y hacer la mayoría; pero ahí está el panista Jorge Villalobos, quien aparentemente apoyaría la propuesta del gobernador.

O sea: nada definido, todavía.

Entre los 19 votos en contra del dictamen, figuraron cinco de MoReNa (Jesús Palestino, Fernando Mascareño, Mariana de Jesús Rojo, Flora Isela Miranda y Apolinar García Carrera); los 8 del PRI (Sergio Jacobo Gutiérrez, Gloria Imelda, Mónica López Hernández, Magaly Inzunza, Ana Cecilia Moreno, Lupita Iribe, Jesús Armando Ramírez y Faustino Hernández); los 2 del PT (Eleno Flores Gámez y Mario Rafael González Sánchez); la diputada del PAS (Angélica Díaz de Cuen); los independientes (Chenel Valenzuela y Karla Montero) y la legisladora del PAN (Roxana Rubio Valdez).

Y bueno pues: pendientes.

-0-

A manera de colofón.

Tras cuatro meses de encierro – en acato a las disposiciones de las autoridades del sector salud -, es materialmente imposible conservar el optimismo, máxime cuando un día siempre es peor que el de ayer en lo que a estadística se refiere; pero una y otra vez lo repetimos y lo aceptamos:

-¿Queda acaso otro camino?

Ni modo, a mantenernos enclaustrados, aquellos que todavía podemos hacerlo y a pedirle a Dios su protección para nuestros seres queridos que se rifan en sus trabajos y que se exponen al riesgo de contraer la enfermedad en el momento menos pensado

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.