CARLOS

Sin Redundar/ Carlos Avendaño

Un político pobre, es un pobre político” frase repetida hasta el cansancio, y hasta ahora, solo reclamada en su origen por la estirpe política mexicana, que ha hecho escuela en todas las fuerzas políticas del país. Y aunque no les parezca a muchos de ustedes (puedo estar equivocado) la política se hace con billetes y alineando a la gente o dígame usted querido lector, a quien conoce que haya querido hacer las cosas bien y que haya salido avante, al contrario, las leyes parecen estar hechas para violarse. El deterioro que experimentamos en México, no es ajeno a esta cultura del poder del dinero (como principio económico) de la política, de la misma cultura y de todo lo demás. Playas, hoteles, ropa interior, refrescos, bancos, coches, alcohol, zapatos, tecnología, música, etc… nuestros ojos no pueden ver allá… la radio, las noticias, las llamadas telefónicas, no hay silencio posible, no hay un alto en el camino señores. La naturaleza se viene multiplicando en la apariencia de la realidad virtual y estamos sometidos a ella misma y a su propio tiempo, teniéndola en la propia mano y pudiéndola desaparecer en segundos en un clic. Los nuevos figurines (los nuevos iconos llamados líderes <que evidentemente no lo son comparados con los de antaño>) son hoy en día los millonarios en dinero más no en intelecto (salvo sus excepciones) y este es el mundo dentro del mercado que conquista nuestras mentes y que multiplica nuestros deseos levantando el muro de la virtualidad que nos separa de la naturaleza de nuestras vidas, negándonos la posibilidad inclusiva de poder comprender el sentido de morir. Entre más riqueza de unos cuantos, más es el miedo (por aquello de la ambición) se considera la ecuación de nuestra época, pues tenemos más entretenimiento, más aceleramiento, más ruido, más violencia, más muerte. Veamos en retrospectiva y analicemos con mucha calma sin dejar de ser analíticos, críticos y propositivos, estamos viviendo el juego de los nuevos dioses, demasiado simple para entenderlo con profundidad de la experiencia de saber ser y saber estar. En conclusión y lo dejo hasta aquí por ahora, vivimos en un mundo acelerado consumista que no se vale pensar, porque simple y llanamente, ya lo dice el viejo y conocido adagio: “Las personas fueron creadas para ser amadas y las cosas fueron creadas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos, es porque las cosas están siendo amadas y las personas están siendo usadas”. (Jonathan Moldú). “REFLEXIONEMOS”. Un abrazo y mil bendiciones amigos…

Y cambiando de tema, no tan drástico pero que sí tiene mucho que ver en algo con lo que comentaba líneas arriba, hace una semana exactamente, la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN) señaló que trabajaba para presentar una propuesta única y unificada sobre el incremento del salario mínimo. Nos queda claro que en tiempos electorales y con intereses diversos, cada quien tiene sus propias cartas del juego, unos mejor que otros para concretar en realidad sus promesas, presionar al adversario como estrategia para cachar votos. Innegablemente que este aumento al Salario Mínimo es deseable y súper necesario, estamos completamente convencidos que el objetivo principal sea el de recuperar el poder adquisitivo de todos los mexicanos (la gente necesita ganar bien) porque ahí estriba mucha de la violencia que estamos padeciendo en el país, y sin buscar culpables, las políticas gubernamentales no están funcionando como debieran, a bajos salarios la solución más rápida es delinquir, y eso lo explota muy bien quienes operan la delincuencia organizada. A poco no señores…

México vive la peor crisis de inseguridad y las condiciones se vienen dando para su recrudecimiento el año próximo, cuando se realicen las elecciones federales para renovar al Presidente de la República y al Congreso de la Unión (2 de 3 poderes federales de la República). El Gobierno del Presidente: Enrique Peña Nieto, se resigna de garantizar la seguridad pública de la población, función que constitucionalmente corresponde al ámbito civil, sosteniendo una estrategia parecida a la de: Felipe Calderón, donde mantiene a las fuerzas armadas inmersas en la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado, diseñada al servicio de los intereses de la seguridad nacional, pero… de los gabachos, de los Estados Unidos. Con casi 10 años de guerra civil en todo el país, desde la costa a la sierra, desde una frontera a la otra, los resultados aparecen solo en cifras macabras reveladoras de un considerable número de muertos (250 mil oficialmente) mismas que vienen aumentando diariamente, agregándose otros tanos de decenas de miles de desparecidos, junto con otro tanto de desplazados, se siguen insistiendo tercamente en robustecer dicha estrategia de continuar jalando el gatillo, sin importar los ríos de sangre y la multiplicación de fosas comunes. El Secretario de Gobernación: Miguel Ángel Osorio Chong (responsable de la seguridad interior de México) reconoció en recientemente en entrevista radiofónica: “La estrategia de descabezar “a todos” los grupos criminales ha provocado una lucha entre los integrantes de los cárteles por el control de los mismos y de las plazas de influencia, en las cuales destacan los principales centros poblacionales y turísticos”. Admite que se han diversificado los grupos del crimen organizado, refiriéndose al que trabaja en las calles sin mencionar a los criminales de cuello blanco que abundan en las administraciones: federales, estatales y municipales. Muchos siguen presentándose en audiencias varias…

La cobertura periodística en el Estado de México ha puesto al descubierto, otra vez, un México que parecía olvidado: las prácticas que le permitieron al PRI sobreponerse a los cambios democráticos en regiones específicas (EdoMex y Coahuila) donde sin ser coincidencia, existen los mayores escándalos de corrupción (Pobreza, desigualdad, violencia inédita, marginación y explotación política, uso de programas sociales para engañar con promesas, secretarios de Estado repartiendo dádivas y ofreciendo abundancia) quizás en toda la década del partido hegemónico (PRI). Las campañas ya terminaron prácticamente, pero el próximo domingo, millones de mexicanos saldrán a votar y se esperan sorpresas “non gratas”. Los analistas sostienen que se juega más que una gubernatura en el Estado de México, sino que se está ante la posibilidad de avanzar en el proceso democratizador del país, que se encuentra atorado en regiones, desde donde el PRI sigue controlando la vida de millones…

En México, caso especial Sinaloa, el crimen organizado no solo lucha por territorios, sino también por titulares de prensa. Hay miedo que pueda crearse un agujero negro informativo, como existe en otros estados. Existe incertidumbre si el asesinato de: Javier Valdez (periodista reconocido) se convertirá en parteaguas para acabar con la impunidad que prevalece en este tipo de crímenes que han convertido a esta nación en uno de los lugares más peligrosos para el periodismo. De 114 homicidios de periodistas que se han registrado en el país de 2000 a la fecha, se han investigado solo 48 y solo 3 tienen sentencias…

La tragicomedia política en el Estado de México, llegará a su fin este 4 de junio del 2017. Veremos si se respeta la voluntad del voto popular este domingo. Quizás esta elección tan esperada y tan precordial, sea el parteaguas que señale la diferencia entre: la tormenta y la ilusión. Merece la pena intentarlo opóngase quien se oponga. Aquí me viene una pregunta clave: ¿Dónde se refugiará el Presidente: Peña Nieto, si pierde?…

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.