14344771_10153917199933733_5229601348907361156_n

¿Zavala o Anaya? -Darío Mendoza A

En el PAN hay una batalla interna para definir quién será su candidato presidencial, en un momento en que el contendiente más fuerte es Andrés Manuel López Obrador, mientras que el PRI enfrenta una crisis, además de no contar con un candidato presidencial fuerte. Así que existe una gran oportunidad para que en 2018 gane un candidato opositor.

Pero hoy nos centramos en comentar sobre estos dos personajes: Ricardo Anaya y Margarita Zavala, quienes han desplegado ya una estrategia para hacerse de la candidatura panista. Consideramos que, por ahora, el ex gobernador poblano, Rafael Moreno Valle, crecerá marginalmente al interior azul ya que fuera del PAN, entre más se promocione en la forma como lo hace, menos empatía logrará.

Buen mensaje y tecnologìa

Ricardo Anaya ha hecho últimamente algunos movimientos que lo van enfilando al éxito: el uso de WhatsApp para difundir su mensaje en la Universidad de George Washington es excelente; combina un buen contenido al proyectarse como un joven preparado y sereno. Con el uso de la tecnología, gana terreno. Por otra parte, Anaya obtuvo la mayoría de los Consejeros panistas y de los Comités Estatales seleccionados en diciembre pasado, una estructura fundamental para ganar una interna en ese partido.

Por su parte, Margarita Zavala iba muy bien. En algunas encuestas se notó su posicionamiento nacional; pero no debe equivocar el análisis. Hay un enojo, sobre todo de las clases medias contra el Presidente priista Enrique Peña Nieto, y la manera de castigarlo es preferir el pasado inmediato que evoca a la ex primera dama. Lo que no significa que ya haya ganado el corazón de los votantes.

El problema central de Margarita es su falta de contundencia al momento de responder  preguntas o emitir un mensaje. Mientras Ricardo usa términos como “absolutamente”, “rotundamente” y todos los “exagerativos” posibles, la ex primera dama dilata segundos en dar una respuesta y cuando tiene que ser contundente, utiliza frases de más, para evitarlo. Resultado: no se oye convencida de lo que dice; si a eso agregamos el lenguaje corporal que emplea, nos daremos cuenta que no es una Ángela Merkel, ni una dama de hierro, o algo que denote seguridad, cuestión importante para los mexicanos que quieren sentirse protegidos.

El otro error grave, es que el ex presidente Calderón aparezca en su “ayuda”. Podría ser ventaja si su público solo fueran militantes azules y duros, pero está en una pista nacional, y en este territorio los negativos de Calderón la alcanzan a ella. No olvidemos que en su gestión, su partido termino en tercer lugar en las elecciones a Presidente de la República en 2012.  Si no tiene un buen diagnóstico de la realidad, desaprovechará la gran oportunidad que tiene para avanzar rumbo al 2018.

Si corrige estos dos elementos, Margarita podrá retomar la senda hacia el 2018. El primero es un trabajo interno, profundo; el segundo es una decisión política y muy personal. Al tiempo. Y no queda mucho.

Experto en Marketing Político y Relaciones Públicas, labor que ha desarrollado tanto en el ámbito gubernamental como en el sector privado

En Guatemala colaboró con la UNESCO en la comunicación de programas sociales y en la Presidencia de ese país.

Fue Director de Comunicación del Foro Mundial: Los Retos del Nuevo Milenio del State Of The World Forum y la Fundación Gorbachev ..

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.