empleos_1

Urgen estrategias para incentivar la productividad y empleo en Sinaloa: ADECEM

Culiacán, Sinaloa.- “Hoy más que nunca las micros, pequeñas y medianas empresas de México y Sinaloa, así como los cientos de miles de trabajadores que dependen de ellas, requerimos de parte del gobierno estrategias que incentiven la productividad y el empleo de calidad, mejor remunerado”, expresó Julio César Silvas Inzunza.

El presidente de la Alianza para el Desarrollo y Competitividad de las Empresas (ADECEM), enumeró ante ello una serie de propuestas para alcanzar los objetivos señalados.

Entre estas propuestas citó la de difundir permanente en escuelas y universidades, en espacios públicos e instituciones de gobierno sobre los apoyos para capacitación y financiamientos disponibles, tanto estatales como federales.

“Asimismo, crear un catálogo digital con todas las opciones de capacitación y financiamiento disponible en las instituciones gubernamentales (estatales y federales), como de cámaras empresariales y organismos del sector privado”.

De igual manera propone establecer un programa de educación sobre el emprendimiento, enfocado en disipar el miedo a tomar riesgos y emprender nuevos proyectos, tanto para la población general, como para jóvenes y estudiantes de las instituciones de educación media superior y superior.

También, desarrollar cursos permanentes de emprendedores especialmente diseñados para personas con poca o nula preparación académica.

Adicionalmente, reforzar las estrategias federales para el estímulo a la formalización del empleo, ya que la informalidad laboral representa un obstáculo al desarrollo económico, puesto que inhibe los estímulos para lograr la competitividad, productividad y calidad que la economía formal exige a las empresas para crecer.

Otras propuestas son: impulsar la formación cadenas productivas que fortalezcan la economía regional, en lugar de que cada unidad económica se desenvuelva como actor independiente y forje relaciones comerciales con empresas fuera de la región, debilitando la economía regional y su propia actividad a largo plazo.

“Abandonar por completo la idea de las vocaciones productivas, para desarrollar en su lugar las ventajas comparativas, ya que la idea de una vocación para una región inhibe la innovación como consecuencia de los cambios en la cadena productiva.

También propiciar la diversificación de las actividades productivas mediante la creación de bienes y servicios públicos que sean útiles para la mayoría de las actividades económicas. Una economía diversificada es más resistente a las crisis y puede mantener tasas de crecimiento sostenidas.

No hay que olvidar, expresó Silvas Inzunza que el bienestar social no podrá ser alcanzado sin crecimiento económico, y por eso se debe apostarle al fomento económico y la suma de esfuerzos en pro de la productividad laboral y el poder adquisitivo.

 

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.