oswaldo-villaseñor-1

Transicion/Oswaldo Villaseñor

Congreso.. ¿Balazo en el pie?

Para Ripley. ¿El Congreso Morenista se hizo Hara Kiri o se pegó un balazo en el pie?. En apariencia sí, pero en realidad no. Bien puede ser una jugada de grandes ligas ya que habíamos advertido se cocinaba en la fracción Morenista.

Y es que si se observan y se interpretan así a simple vista o de manera lineal lo sucedido ayer en el Congreso Local, está para encontrar varias lecturas.

El Congreso aprobó las cuentas públicas del Gobierno Estatal, pero rechazó las cuentas públicas suyas-suyas, o sea la del primer año de ejercicio de esta legislatura y de paso también rechazó las cuentas públicas -por segunda ocasión- de su gran aliado en el proyecto político del senador Rubén Rocha Moya, o sea la del Poder Judicial.

Eso sí, en medio de este ruido originado por la aprobación o rechazo de las cuentas públicas, entre todos y por unanimidad, aprobaron la reforma a la ASE con la cual le quitan la facultad a esta dependencia de dictaminar como aprobatorias o reprobatorias las cuentas públicas y otra vez, esa facultad se la asignan los propios diputados.

En pocas palabras, se acabó el peligro de posibles sanciones por falta de transparencia y se taparán todos con la misma cobija. La negociación, -al igual que antes- será la que se imponga.

Pero vayamos por partes para entender lo que sucedió en el Congreso, porque las lecturas, como lo adelantamos, pueden ser variadas, según se quiera ver u observar.

1.-En nuestra columna del pasado viernes, comparamos el pleito mediático que se traían los diputados con motivo de la discusión de las cuentas públicas con la frase de aquella obra de teatro titulada Entre Mujeres. La frase decía así. “Entre mujeres nos podremos despedazar, pero jamás nos haremos daño”.

2.-Pues bien algo así sucedió al final y de paso sé descontinuó aquella otra frase típica de la política de antaño. La Forma es Fondo. Hoy ya no es así. La forma es forma y el fondo es fondo. Ya no son lo mismo. El circo se impone como forma de hacer política.

En la forma, los diputados se acusaron mediáticamente, se dijeron hasta de lo que no, se dieron con la cubeta, pero al final, era solo forma. Nada de eso tendría trascendencia ni beneficio o perjuicio para la sociedad, ni para ellos mismos.

En el tema de fondo, que era pactar las reforma a la ley orgánica de la ASE para protegerse de lo que pueda pasar en el 2021, -gane quien gane el poder estatal- ahí sí, todos se pusieron de acuerdo y le quitaron a la Auditoria Superior del Estado, el único diente que tenía para avanzar en el camino de la transparencia y la rendición de cuentas. Su facultad de dictaminar las cuentas públicas.

3.-¡Ah!. Pero en todo esto visto en el Congreso, también hay mucho de jugadas políticas de alta escuela. El pasado viernes en nuestra columna escribimos lo siguiente.

¿Entonces qué pasa en el Congreso? De entrada se antoja que el grupo político que tiene la dirección del Congreso y que lidera Rubén Rocha Moya anda desesperado para brincar quizás el más grande obstáculo que tiene al día de hoy el senador para llegar a convertirse en el candidato de Morena al Gobierno del Estado.

Este obstáculo es el sello de complicidad y origen que tiene con el Gobernador y con sus verdaderos padrinos visibles al día de hoy como son el ex gobernador Jesús Aguilar y el empresario Jesús Vizcarra.

¿Hay motivos para simular un pleito con el gobernador desde el Congreso y generar una narrativa que le favorezca? Uff de sobra.

4.-Pues bien, si los resultados vistos al día de ayer en el Congreso local se leen literalmente, entonces una primera lectura podría ser que el Gobernador les ganó la careada a los diputados Morenistas, pues les volvió a dividir su fracción y con votos de ellos mismos, le aprobaron su cuenta pública y le rechazaron la del mismo Poder Legislativo y de paso la de sus aliados en el Poder Judicial. Esa sería la Forma.

5.-Sin embargo, en el Fondo, esa narrativa de pleito entre Ejecutivo y Legislativo, le conviene al Senador Rubén Rocha en su intento de convencer allá arriba, donde se decidirán las candidaturas, que no es y no será el alfil del gobernador ni el caballo de Troya priista que infiltre a Morena en caso de llegar a ser candidato y luego gobernador postulado por este partido y apoyado por una parte de los grupos que coexisten en el PRI.

¿A poco no está tirada la jugada?

¿Le cuajará? Eso está por verse.

6.-Pero también hay otras lecturas que es importante observar. ¿Quiénes de los diputados locales apoyaron en esta ocasión la línea del Gobernador y le dieron al traste a la Fracción Morenista. En general fueron los diputados que ya han pintado raya con Graciela Domínguez, o sea los mismos, que en su tiempo le dieron un golpe de estado y la acusaron de malos manejos de los recursos asignados a la Cámara de Diputados.

¿Tiene mayor trascendencia que le rechacen las cuentas públicas al mismo Poder Legislativo donde la responsable del buen uso o del mal uso de los recursos públicos es Graciela Domínguez? Al día de hoy no y por lo que se ve, en el futuro menos la podría tener.

Es solo impacto político mediático y nada más. Legalmente no pasa nada y políticamente les puede convenir. Así de simple.

7.-En fin, la sucesión en Sinaloa está en todo su apogeo y las jugadas de altos vuelos también. En lo verdaderamente importante y trascendente, como es la reforma a la ASE, ahí sí, todos se pusieron de acuerdo y ahí todos fueron Brothers de nuevo. La cobija alcanzará para todos después del 2021 gane quien gane.

Habrá que estar pendientes.

PASO A PASITO.-El Covid ya anda desatado. Ayer se conoció que la señora Rosy Fuentes de Ordaz dio positivo al igual que el alcalde de Salvador Alvarado Carlo Mario Ortiz. También Oscar Valdez anda por las mismas.

Esperemos no haya complicaciones y se recuperen pronto.

UN PASITO MAS.-Ayer soltaron el borrego de que autoridades mexicanas mantienen un cerco de seguridad en torno a Enrique Peña Nieto en España y desde luego esto dio para especular si el gobierno mexicano va tras él, que si lo detendrá y lo extraditará como consecuencia del caso Lozoya. Ufff sueña, cantara Luis Miguel.

Lo cierto que es las mismas autoridades mexicanas a través de Marcelo Ebrard ya aclararon que no hay de cierto en torno a lo dicho del ex presidente Peña.

Eso sí, la expectativa de que caigan peces gordos se sigue alentado en mucha gente, sobre todo en los seguidores fanáticos de AMLO. ¿Y si no cae?

Esa pregunta nos la hemos hecho varias veces. ¿Habrá desencanto?

Si con Lozoya que debería ser el actor principal de su acusación y resulta que es el más inocente y toda la fuerza del Estado se concentra en otros personajes a quienes se interesa chamuscar mediática y políticamente, ya hay muchas decepciones, ahora, que pasará si se sigue alentando que caerá Peña y no caiga. Ufff, otro muro que se le caerá al teatro o circo del combate a la corrupción.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.