oswaldo-villaseñor-1

Transición/ Oswaldo Villaseñor

Sergio Torres…¿El candidato irreverente?

En política “oler” y percibir el timming, es fundamental. Quien se equivoca en el timming político pierde la jugada.

La máxima de “nunca antes, nunca después, todo en su momento”, se vuelve vital.

¿Pero el timming es el mismo para todos? En definitiva que no. Depende de los objetivos de cada quien.

Para el gobernador  Quirino Ordaz que se le muevan los supremos aspirantes en este momento sin su anuencia, puede provocarle un descontrol en su propio timming, si es que lo sigue y sigue un proyecto o una jugada que nadie le conoce. Es experto en esconder la bola.

Pero para los personajes que aspiran a ser supremos aspirantes a la gubernatura y que quieren construir un proyecto como es aparecer en las boletas, desde luego que este es el timming correcto.

Estos son los tiempos naturales y reales de la sucesión. En diciembre, empiezan los tiempos legales, pero ya es otra cosa.

De aquí a diciembre, vendrán otros tiempos. El tiempo de las cúpulas de partidos para tejer o no alianzas electorales, el tiempo de los grupos regionales que conforman a los partidos para decidir a quién apoyan para la gubernatura y a quien no, en sí, vendrá el tiempo de la toma de las decisiones de quienes aparecerán y como aparecerán en las boletas. ¿Y el tiempo del tapado? Bueno, ese es siempre a lo último.

Mientras tanto, de aquí a septiembre, es el tiempo de los personajes y no será raro ver levantar la mano, a uno y a otro personaje de los diferentes partidos para mostrar con cuantas canijas inicia el juego de la sucesión.

Eso sí, en este timming y juego de los personajes, de los supremos aspirantes, ganar o juntar más canicas de aquí a que empiece el tiempo de los partidos, es fundamental. Nadie volteará a ver a un jugador que no traiga canicas en la mano, pero si lo harán con aquellos que si las traigan y si son muchas mejor.

En este escenario, Sergio Torres, el todavía Secretario de Pesca, se destapó por enésima vez como supremo aspirante a la gubernatura de Sinaloa y armó un nuevo revuelo.

¿Y por qué ahora fue mayor el revuelo, y de inmediato incendió las redes sociales y provocó olas entre la clase política, unos apoyándolo y otros cuestionándolo?

Muy sencillo. Sergio Torres en esta ocasión, mandó un nuevo mensaje de irreverente. “El aparecerá en las boletas por el PRI o por otro partido, pero aparecerá y será candidato a gobernador”.

¿Así de irreverente?

1.-En nuestra columna publicada el pasado 18 de mayo titulada “Se busca un candidato irreverente” escribimos lo siguiente:

¿Entonces en que se podría repetir el 2018 en el 2021?

En algo muy simple. La mayoría de la gente votará de nuevo por el candidato, por el mono, por aquel que tenga el perfil de candidato salvador, por aquel que le genere esperanza. En pocas palabras votará por el candidato irreverente que ofrezca el cambio y se lo crean lo puede provocar y gestar.

En el 2018 la gente salió a votar no por los partidos, sino por el candidato irreverente, aquel que prometió cambiar todo, aquel que desafió al gobierno en turno y con el cual el pueblo estaba indignado. Ese candidato fue Andrés Manuel López Obrador. Hasta ahí lo escrito en esa fecha.

2.-Para la elección del 2021los escenarios no son muy diferentes. Las diferentes encuestas muestran por un lado una gran decepción por el gobierno federal. Al día de ayer, las encuestas decían que el 52.5 de  los mexicanos reprueban al presidente López Obrador y por añadidura al no estar de acuerdo quieren un cambio.

3.-Pero las encuestas no solo muestran el índice de reprobación del presidente. También muestran como Morena también ha perdido muy rápido fuerza e intención del voto ciudadano cuando apenas meses atrás aparecía imbatible.

Hoy hay rubros como el de los indecisos que son aquellos que no saben si acudirán a votar o no, que ya supera los 30 puntos. El voto no definido, que es aquel que si sabe que irá a votar pero no tiene idea de por quién lo hará que anda en los 14 puntos.

Y si a esos porcentajes se le agrega aquel no sabe nada y no contestó que anda entre el 7 y el 8 por ciento, entonces tendríamos, que este segmento puede decidir la elección siempre y cuando se decida salir a las urnas. Es casi el 50 por ciento.

4.-Pero en estos números, hay un indicador que no hay que perder de vista. Ningún partido opositor a Morena ha logrado captar ese voto de decepción y de deseo de cambio. Ese indicador marca que la gente una vez más puede inclinarse por el mono, por el personaje, por el candidato si este logra vender una idea de cambio y la gente se la compra.

5.-Hoy empresarios, partidos de oposición, sociedad civil, universidades, organismos no gubernamentales y hasta la misma iglesia, ya hablan de la importancia de gestar un cambio pacífico y a través de las urnas en el 2021. ¿Serán los personajes y los candidatos irreverentes quienes capitalizarán ese deseo de cambio?

6.-En nuestra columna del pasado 18 de mayo también nos hicimos una pregunta y le dimos respuesta. “¿Pegarán los candidatos de la continuidad?

Hasta hoy los diferentes estudios de opinión levantados dicen que no. Los gobiernos actuales saldrán raspados y desgastados por la crisis sanitaria y económica. Unos por una cosa y otros por otras o por ambas. Algunos más y otros menos, pero habrán de pagar un costo político y social.

7.-Con este escenario y ese timming que es el de los personajes, no resultó raro ver el enésimo destape de Sergio Torres, ni que lo haga acompañado de un reto a su propio partido el PRI al decirle que por estas siglas o por otra aparecerá en las boletas.

Tampoco es raro que Sergio Torres y otros personajes ya estén pasando por encima de los deseos de “manos quietas” y “engarrótenseme ahí” del Gobernador Quirino Ordaz porque este no da luz al camino y ya decidieron buscarlo por su cuenta.

Esa actitud irreverente de brincarse las trancas ya fue exitosa en el 2010 con Malova y en el 2018 con Andrés Manuel. ¿Tendrá ese “filing” y ese perfil Sergio Torres para provocar afectos similares?

8-Pero para efectos prácticos, esa actitud irreverente la han mostrado otros personajes también cada quien a su manera. El sábado pasado el Senador Mario Zamora una vez más se destapó en una entrevista con Juan De Dios Meyer de Alta Voz, el alcalde Ahome Billy Chapman también ya se abrió y dijo que aspira a ser candidato a gobernador.

Lo mismo ha dicho el alcalde de Mazatlán Químico Benítez quien dice que viene recargado después de superar al Covid y va por la gubernatura, o bien el ex senador Aarón Irizar quien dice que estudió y se preparó para ser gobernador y espera que le hagan el examen, entre otros personajes que ya levantaron la mano.

9.-En fin, tal y como lo dijimos el 18 de mayo lo volvemos a decir. “¿Y el candidato irreverente, el candidato salvador; quién es o quién será? Aun se busca. ¿Habrá?.

Habrá que estar pendientes.

PASO A PASITO.-Por cierto, para nadie es extraño que Sergio Torres haya dicho que con el PRI o por otro partido pero aparecerá en las boletas como candidato a gobernador. Fue conocido y es sabido de sus encuentros con Dante Delgado, el dueño de Movimiento Ciudadano con quien pudiera tejer alianzas.

Dante el día de hoy, según se sabe, piensa que a MC le conviene más ir solo en el 2021 y para eso ya teje alianzas con personajes que pudieran quedar en el camino en otros partidos, -caso Sergio Torres, Martín Heredia, quienes por cierto ayer se reunieron ambos- así como con personajes de la sociedad civil. O sea también van por candidatos ciudadanos.

En fin.

OTRO PASITO.-Marko Cortes, líder nacional del PAN adelantó la posibilidad de ir a una alianza con el PRD y MC de manera parcial en lo federal para enfrentar a Morena y en lo local no tendrían empacho en ir hasta con el PRI.

Más rápido que inmediatamente Dante Delgado salió al paso y aclaró su postura. De momento su partido no tiene contemplado ir en esta alianza y no son los tiempos.

Dante lee mejor el timming como viejo lobo de mar y sabe efectivamente que ahorita es el tiempo de los personajes, no el de la toma de las decisiones cupulares, para eso todavía falta.

Esperemos pues.

UN PASITO MAS.-Buena forma y decisión que encontró el alcalde de Salvador Alvarado Carlo Mario Ortiz de ayudar a los alvaradenses. Hizo un vaquita para comprar un medicamento que está probado combate efectivamente el coronavirus y cuyo costo casi llega a los 40 mil pesos y otro a los 20 mil.

Varias vidas ya se han logrado salvar gracias a este medicamento que lo importan desde Los Estados Unidos.

¿Y el Sector Salud público porque no se lo da a sus pacientes infectados? ¿Será por el alto costo y el gobierno federal no quiere gastar?

Ufff.

Primero debe ser la salud y a su forma y alcance el alcalde de Salvador Alvarado lo hace en beneficio de su gente.

Otros alcaldes deberían de hacer lo mismo. Que sea su granito de arena para poder salvar más vidas.

Habrá que ver dijo el ciego y si lo hacen.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.