CARLOS-6

Sin Redundar-Carlos Avendaño

Gobierno federal indolente. Nos queda más que claro que el gobierno federal se ha desatendido en su responsabilidad por garantizarnos a todos los ciudadanos que tengamos una protección en la salud, pues tal pareciese que nos dejó a la deriva con su consigna de que se muera el que se tenga que morir. Y no me dejarán mentor ustedes queridos lectores, porque es más que claro que el Presidente: Andrés Manuel López Obrador, dejó de lado la pandemia y para él eso ya no existe porque según sus dichos y hechos está domada, pues así lo ha venido diciendo desde que empezamos con esta crisis motivo de la pandemia del Coronavirus. Y las cifras así lo demuestran, al día de hoy hemos vivido los peores momentos entre contagios y las muertes por el Coronavirus, al menos en estas dos últimas semanas, en donde los muertos se siguen contando por decenas con 39,485 muertos al día de hoy y casi 350 mil contagios en aumento. Innegablemente que esta pandemia que estamos sufriendo motivo del Coronavirus tiene el rostro de algún familiar y/o amigo, pues no es tan solo simples números que aparecen en las cifras o en los noticieros, la pandemia se ha venido desbordando y el gobierno ha sido superado, es más nos atrevemos a decir que ya está agotado, fuera, out, 0. Habría que explicarnos muy bien, por qué el gobierno se ha atrevido a pintar de color naranja el semáforo que no ha cambiado ni cambiará de color rojo, porque simple y sencillamente estamos en el mero pico de la pandemia y no se mira ninguna acción de contención o de atención adicional para tratar de salvar las vidas de las personas que padecen este mal del Coronavirus. Nos queda más que claro que se dejó por un lado la salud, y se le dio prioridad a lo político y a lo económico en una realidad de salud altamente preocupante, de muerte más bien dicho para que se entienda de una buena vez por todas –más claro ni el agua-. El gobierno federal se desatendió por completo de la pandemia por el Coronavirus, y se mira claramente en campaña electoral por aquello del 2021 en donde busca repartir culpas o encontrar culpables en otros estados de la República Mexicana es tiempo de hacerlo y no perder ni un segundo, porque es innegable que las muertes y los contagios ya no las puede detener, se les salió de las manos y nunca asumirá el costo del exterminio social a la cual ha sometido al pueblo de México, y más aún al pueblo pobre que es donde se encuentra la mayoría de los muertos, por no decir que todos. Muchos de los estados de la República Mexicana entre ellos Sinaloa, ya se encuentran en color Naranja del semáforo epidemiológico, qué importa rojo o naranja en esta nueva normalidad de muerte, si estas últimas semanas los contagios y las muertes han sido caóticos. Ni qué decir del pobre nulo desempeño del Subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud: Hugo López-Gatell Ramírez, por algo se quejan la mayoría de los gobernadores de su proceder en donde se la pasa pintando los estados del color que quiere a como le viene en gana. Tal parece que el gobierno del Presidente: Andrés Manuel López Obrador, no podrá contener la indignación social por los pobres resultados de su gobierno y la única manera de hacerlo será a través del miedo social. Mientras tanto, la gente sigue muriendo y el Presidente repartiendo culpas por doquier, cuando debería de ponerse a trabajar en favor de la ciudadanía, de velar por el bien común, y no de dar prioridades a sus pretensiones políticas y de querer mantener el poder a costa de las vidas humanas. Eso no se vale señor Presidente…

Huelen a campañas anticipadas entrega de despensas. Como actos anticipados de campaña, así huelen y así se miran lo que algunos: Alcaldes, Diputados y funcionarios públicos –los nombres no caben aquí– realizan al entregar despensas con el uso de recursos públicos, que no es otra cosa más que dinero de nuestros impuestos. Desde que apareció la pandemia por Coronavirus, han sido un chingo y otros poquitos de personajes, a quienes se les ha visto entregando despensas por aquí y por allá en diferentes lugares del estado de Sinaloa a diestra y siniestra. Innegablemente que dicho propósito tiene un buen fin, que no es otra cosa más que poder ayudar a todas las familias que se encuentran en dificultades para poder hacerse de alimentos, en donde muchos padres cabeza de familia, se quedaron sin trabajo o sin una fuente de ingresos permanente. Cabe aclarar que para todo lo anteriormente dicho, ya existen mecanismos establecidos por el gobierno federal y estatal, quienes a través de diferentes dependencias entregan estos apoyos para que las personas se beneficien una vez al mes y puedan surtir su despensa con 17 productos de la canasta básica a escoger, pero algunos personajes políticos se adelantan. Bien lo dijera: Don Jesús Reyes Heroles, con su frase: “En política la forma es fondo”, todas las acciones antes citadas, dejan mucho para que se den las malas interpretaciones, porque al final de cuentas, todo este apoyo que se entrega es con los propios recursos del pueblo vía impuestos, claramente se mira un acto de autopromoción. En política no existen las casualidades, pero si las causalidades, y menos aun y cuando las elecciones están a la vuelta de la esquina. ¿A poco no mis queridos lectores?…

¿Realmente hay austeridad? El gobierno federal habla muy de seguido de la afamada “austeridad” convirtiéndola en una de sus banderas políticas. Pero, ¿Realmente se está ahorrando? ¿Y en qué se está empleando el dinero “ahorrado”? hemos estado revisando las cifras y hemos llegado a dos conclusiones: 1).- No existe un ahorro ni una mayor eficiencia en el gasto público, sino que se está produciendo reasignación de recursos de unos programas a otros. 2).- Hay un solo ganador en claro de todo esto y es: PEMEX y los proyectos energéticos…

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.