CARLOS

Sin Redundar/ Carlos Avendaño

¿Qué está pasando en Sinaloa? O más bien dicho ¿Quién manda en Sinaloa? No vemos por ningún lado el Estado de Derecho de manera vigente, no hay regulación ni garantías de ley. No se miran los contrapesos para mandar y poner orden entre los ciudadanos, mismos que nos vemos afectados por el desorden que impone la delincuencia organizada. Alguien está haciendo quedar mal y que vaya que de mal en peor al nuevo gobierno. Alguien le está haciendo el agua amarga al gobernador, y debe de ser alguien muy poderoso que está logrando desestabilizar el estado con tanto ataque brutal a la ciudadanía (inocentes más que culpables). Ya no se puede estar por ningún lado seguro, pues nadie sabe dónde saltará la liebre y se vea uno envuelto en un desenlace fatídico como los acontecidos los últimos días. No son malas las ideas de tener mejor equipamiento con alta tecnología de punta de parte de las autoridades, pero debieran sentarse con acciones más concretas que pongan alto a tanta violencia de diario. El Gobernador: Quirino Ordaz Coppel, necesita de la ayuda de todos los sinaloenses, fuera de ideologías y de grupos, el estado de Sinaloa es como una olla presto a punto de estallar, tiene muchísima presión que no dilata en explotar, pues la violencia está desenfrenada. Se requiere urgentemente de la unidad de todos, de generar sinergia pura para ser solidarios con el Gobierno Estatal y evitar más desbordamientos e inestabilidad social. Importante mencionar que para que exista un Real Estado de Derecho, deben de cumplirse una serie de normas, mismas que incluyan: 1).- que todos los ciudadanos, incluso quienes gobiernen, deben someterse a las leyes y ser juzgados en igualdad de condiciones y no se harán excepciones a ningún individuo, por alto que sea el cargo que posea. 2).- es responsabilidad del Estado que la Ley se cumpla y que en ella se vele por la libertad de todos los individuos que viven bajo su tutela; la norma máxima del Estado es garantizar que este principio se cumpla a cabalidad. 3).- los directivos del Estado pertenecen a dos cuerpos diferentes: Gobierno y Administración, ésta se trata de un elemento no político y se compone de funcionarios, y al igual que el gobierno, se encuentra limitada a leyes que rigen sobre el territorio. Han pasado décadas (por no enumerar fechas) que hemos visto como el término: “democracia” ha sido deslustrado y llevado a la decadencia en manos de personajes ineptos, mismos que han traído consigo que muchos ciudadanos se sientan decepcionados por la política y llegar a sentir que viven en un territorio gobernado por dictadores. De lo que podemos deducir, que de esta manera de pensar tan nefasta de la política, ha hecho trastabillar las bases del Estado de Derecho, que obliga a buscar con urgencia alternativas para recuperar la confianza de los ciudadanos en sus representantes, y de la formación de una sociedad igualitaria y responsable políticamente hablando. Todo lo anteriormente expuesto líneas arriba, se lo debemos a la falta de Justicia misma que genera la Corrupción y que a su vez conlleva a la Impunidad y terminamos estando como estamos en un: Estado Sin Derecho”. Salvo su mejor opinión…

Pero para muestras de lo que digo líneas arriba, un pequeño botón. Este sábado pasado tan solo fueron 30 muertos y varios heridos, pues la jornada de violencia continúa imparable en distintos puntos de la entidad, donde luego del enfrentamiento donde murieron 19 civiles y resultaron heridos 4 agentes municipales se registraron 11 ejecuciones con sello del crimen organizado informó una fuente de la policía local. En un primer hecho, un hombre y una mujer que circulaban en un vehículo compacto en compañía de un menor de edad fueron asesinados a balazos con fusiles AK-47 y AR-15 por una de las calles del fraccionamiento Terranova. La joven fue identificada como Lizbeth Karian Cervantes Ayala, de 20 años, quien era cantante de la Orquesta Esperanza Azteca de Sinaloa. Los hechos fueron reportados durante los primeros minutos de este sábado cuando la pareja circulaba en un automóvil Chevrolet Spark color rojo, sin placas de circulación. Más tarde, un grupo armado ingresó a una clínica privada en Culiacán y asesinó a tiros a un hombre que se encontraba en el quirófano del nosocomio. El hombre fue identificado como Eusebio Valenzuela, de 37 años de edad, quien había sufrido de un accidente en las inmediaciones del campo El Diez, al sur de la ciudad. En otro hecho de violencia fueron localizados a un costado de la Expo Agro los cadáveres de dos jóvenes que hasta el momento se desconoce su identidad. Trabajadores del campo dieron aviso a las autoridades de la presencia de los cuerpos los cuales presentaban huellas de tortura, así como impactos de bala. En la escena localizaron casquillos para pistola .45mm. Mientras que en el panteón de Navolato se encontró el cuerpo de un hombre el cual no ha sido identificado, presentaba impactos de bala. Simultáneamente se registró otro homicidio en la sindicatura de La Palma, Navolato. En otro hecho, por la carretera Maxipista en el tramo que conduce de la sindicatura de Costa Rica al municipio de Navolato se reportó el hallazgo de tres cadáveres. Los jóvenes entre 20 y 25 años presentaban signos de tortura. Finalmente, en el poblado Molo Viejo perteneciente a la sindicatura de Tepuche fue encontrado un cadáver calcinado. Con estos hechos tan solo suman 30 ejecutados este sábado en la entidad sinaloense…

El reto mayúsculo del Gobernador: Quirino Ordaz Coppel y el Gabinete de Seguridad Nacional, es recuperar el control de violencia, impunidad y exhibición de gran fuerza de la delincuencia que atemoriza ciudadanos. El Ex Campeón Boxeador: Julio Cesar Chávez, tras el asesinato de su hermano, dijo que las autoridades se “están haciendo pendejos” y que tendrá que encargarse del caso personalmente para hacer justicia. Esta declaración prende los focos rojos, porque muy probablemente muchos ciudadanos estén pensando lo mismo: “hacerse justicia por propia mano”. El problema no es sólo Sinaloa, sino el Gobierno Federal, que a través del ejército, la marina, la policía federal y la PGR, deberían hacer su trabajo pero no se miran resultados. La policía municipal dizque atiende delitos del fuero común (robos, asaltos y hechos menores). La policía estatal parece corrompida por la delincuencia junto con los soldados. La gente quiere resultados concretos, quiere ver a los delincuentes en la cárcel, pero no se mira para cuándo ¿A Dónde vamos a parar con estas policías que debieran cuidarnos?…

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.