5df03665-6c21-4181-ac8d-130fa27afd01

Inversión Pública y créditos accesibles, necesarios para reactivación del país: economistas:

Para reactivar la economía y el empleo perdido en esta pandemia por el coronavirus, Gerardo López Cervantes y Héctor Avilés Ochoa, plantearon una fuerte inversión pública, política fiscal más agresiva y créditos bancarios accesibles a empresas.
Ello lo señalaron los economistas, al participar en la primera parte del Conversatorio Virtual “El Impacto Económico del COVID-19” organizado por el Congreso del Estado de Sinaloa y difundido a través de las plataformas Zoom y Facebook Live.
En la segunda parte, a transmitir este viernes, estarán los economistas Juan de Dios Trujillo Félix y Pedro Brito Osuna, con el mismo tema.
López Cervantes, comentó que en México, en los más de dos meses de aplicarse la emergencia sanitaria, que obliga al cierre de empresas e instituciones, se ha generado una reducción de la demanda de bienes y servicios y ha habido muchas familias que al perder el empleo se han quedado sin ingresos para subsistir.
A la fecha, precisó, aproximadamente un millón de trabajadores formales han perdido su empleo.
Como todavía no termina la declaratoria de emergencia, expuso que las estimaciones del Banco de México es que el Producto Interno Bruto de México tenga un decrecimiento negativo del -4.6 al -8.8 por ciento para el presente año.
De las actividades productivas más afectadas en el país citó a la industria de la construcción, los servicios para empresas, personas y hogar, y la industria de la transformación.
En el caso del millón de empleos perdidos en lo que va del año, expuso que se traduce en una reducción de la circulación de dinero por 11 mil 428 millones de pesos por mes.
Otro efecto, agregó, es que la clase media puede pasar a la pobreza, lo que genera una sociedad más desigual.
Junto con ello, agregó, se incrementa la cartera vencida en bancos y proveedores, y si esta situación se prolonga, puede terminar en un quebranto del sistema bancario.
Otro problema, añadió, es que se reduce la recaudación por el Impuesto Sobre la Renta el Impuesto al Valor Aplicado (IVA), y ello afecta los ingresos fiscales para los tres niveles de gobierno.
Ante estos resultados, Gerardo López consideró que se podría iniciar una etapa de recuperación económica firme si se evita una extensión del confinamiento y la suspensión de las actividades productivas.
También, dijo, se requiere de un gran plan de financiamiento para reactivar la capacidad productiva que está en suspenso, y para ello se necesita que la banca diseñe esquemas de créditos que no dificulten el acceso al financiamiento.
A SINALOA NO LE VA TAN MAL POR SU ECONOMÍA PRIMARIA
Por su parte, Héctor Avilés Ochoa hizo algunos comentarios sobre la situación global y nacional, pero centró su participación sobre el impacto en Sinaloa.
A Sinaloa, dijo, no le va tan mal por ser un estado con economía basada en la agricultura, ganadería y pesca. “Pero no le está yendo bien”.
Prácticamente, dijo, está cerrado el turismo en el puerto de Mazatlán, los pueblos mágicos, la industria de la construcción y el comercio.
Sin embargo, observó que hay buenas expectativas, ya que la trilla generalizada de maíz que se tiene en estos momentos, que permitirá una cosecha de 6 millones de toneladas, generará una derrama económica muy importante.
En particular resaltó como muy positivo que el Gobierno Federal haya garantizado un precio de 4 mil 150 pesos por tonelada de maíz.
Sin embargo, observó que Sinaloa ya suma dos años con bajo nivel de obra pública.
Además, advirtió que las bajas recaudaciones que registra el Gobierno Federal, traerán como consecuencia una reducción de 89 mil millones de pesos en participaciones federales a estados y municipios.
En este sentido, consideró que se debe impulsar más obra pública, tal como lo están haciendo Estados Unidos, Europa y otros países.
Aunque señaló que el gobierno mexicano rechaza contratar deuda para obra pública, aclaró que un endeudamiento bien usado en el segundo semestre con miras al próximo año será muy útil.
Para avanzar en inversión, también consideró necesario que haya acuerdos entre el sector privado y el sector público.
No obstante, consideró que hay buenas señales para México, pues el precio del barril de petróleo, de haber bajado a cero dólares, ya se recuperó a 30 dólares, aunque sigue por debajo de los 50 dólares a que se cotizaba.
El peso mexicano, agregó, se está recuperando, al pasar de 25 pesos por dólar a poco más de 22 pesos.
A ello le sumó que el lunes entra en vigor el nuevo tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, además de que las remesas están registrando cifras históricas.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.