thumbnail_COLUMNA NUEVA

Entre Veredas/Marco Antonio Lizárraga

QUINELA

Está más que claro que la carrera por el gobierno del estado ya arrancó, eso a pesar de lo que se diga y se comente, puesto que ya varios gallos han levantado la mano para el proceso que sigue.

Uno de los que se aventó un madruguete bueno con un poco de ayuda de sus amigos, la familia Salido Artola de Los Mochis fue el exsecretario general de gobierno Gerardo Vargas Landeros a quién hace algunas semanas le dedicaron dos planas.

En esta ocasión no entraremos en detalle de la relación comercial-político-editorial que tuvieron a lo largo de seis años, pero la doble plana de circulación en Los Mochis es un claro indicio que la familia quiere ir por más.

La cuestión es que Vargas Landeros mientras fue secretario de gobierno, gritó a los cuatro vientos sus intenciones de ser gobernador, y las historia, de lo que pasó, ya se la sabe, el PRI eligió al hoy gobernador Quirino Ordaz Coppel.

En este tenor es imprescindible dejar en claro que el malovismo en sí ya está a punto de desaparecer, puesto que el exgobernador Mario López Valdez se maneja en bajo perfil y dedicado más a la vida empresarial.

Pero bueno, aunque se nieguen las cosas, el malovismo pasó a mejor vida, y su lugar lo ocupa la Fuerza Trébol que viene sonando desde el pasado sexenio con Gerardo Vargas Landeros a la cabeza.

El problema es que ese trébol con los colores del PRI ya se está tornando los colores de Morena, y esto ya no se está ocultando bajo el sol, al contrario, cada vez es más público y evidente lo que se está haciendo.

Pero, en este asunto, podemos checar que Vargas Landeros se va a topar con un serio problema con Morena, está más que claro que Rubén Rocha Moya actual senador por ese partido dejará su cargo y vendrá con el “pejepower” a buscar el gobierno de Sinaloa.

Pero vamos más allá en un serio análisis de este caso, podríamos ver como el exsecretario de gobierno quiere estar dentro de la vista de Andrés Manuel López Obrador, hacer una jugada con tres ases, la exdirigente magisterial Elba Esther Gordillo, la presidenta de Morena a nivel nacional, Yeidckol Polevnsky y el próximo secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard.

La cereza del pastel para completar las cuatro hojas de su trébol, es volver a la vida política al Grupo Mochis y lo busca hacer en el Congreso de Sinaloa, para de ahí comenzar con plan de ataque.

Vargas Landeros presume amistad con Yeidckol, pero no hay evidencias palpables como encuentros públicos con la actual dirigente, sólo lo que sabemos es como en redes aplaudió la liberación de Elba Esther.

Con Ebrad, será Marío López Valdez quien le abrirá las puertas puesto que estos dos coincidieron en sus mandatos y esa podría, no hay certeza, que será la llave para que Vargas comience a meterse.

El problema de esto, recalcamos es que una vez que cumpla con todo esto, si es que lo cumple, es toparse con una gran pared, Rubén Rocha Moya quien es de todos sabido que es de todas las confianzas y muy cercano a AMLO.

Rocha Moya ahora le ve más posibilidades ser gobernador como último proyecto político antes del retiro, ahora si el definitivo, pues es jubilado por la UAS y sigue cobrando, ahora si podría decirse que podría alejarse de todo asunto político.

Lo que suceda en los próximos meses con Vargas Landeros y Morena será determinante, crucial para que se defina el futuro político de este político, habrá que ver a quien impulsa Rocha Moya para dirigir Morena en Sinaloa.

La oportunidad es clara, los “pejesaurios” y “pejezombies” ocupan una persona que los lidere, pues no hay realmente un elemento que les dé el liderazgo que requieren, pero será Rocha Moya si le da el pase a dirigencia y le suelta Morena Sinaloa. Por algo se empieza.

La cuestión es que en estos momentos estamos especulando con este tema, pues todavía no hay nada definido y en estos momentos hablar de hechos es muy pronto, y el agua de tanto calentarse se puede secar.

Para esta situación lo mejor es el tiempo.

CONCESIONES

La familia Toledo Pinto se le concedió por mayoría la concesión del estadio Teodoro Mariscal por un periodo de 25 años más, que agregándole los dos restantes que le faltaban de la anterior concesión sumarán 27.

Sin duda es una fecha que se escucha demasiado, pero tal parece que la concesión le saldría un poco cara a la familia Toledo que le invertiría de acuerdo con el primer borrador 80 millones de pesos al nuevo estado.

Pero, esos 27 años que se le dan a esta familia con la empresa Espectáculos de la Costa del Pacífico, S. A. de C. V. va mucho más allá del primer entrego, fue Morena a través de su regidor Jesús Flores quien cerró la pinza.

El movimiento que se realizó fue certero y una medida quirúrgica se votó por mayoría y hasta Morena lo aprobó, fue en ese momento cuando las protestas en el cabildo guardaron silencio un momento.

La única regidora que se opuso a este dictamen que ya venía aprobado por la comisión de Hacienda fue la edil Guadalupe Valle.

El documento que se aprobó es específico, la ampliación de la concesión es con el afán de darle garantías a la familia Toledo que le invertirán más de 80 millones de pesos, la jugada estuvo buena pues con eso la familia se escuda y evita cualquier otro movimiento.

Los anexos por lo que se garantiza el seguimiento del convenio es que se donen 2 mil boletos diarios para la gente del pueblo que no puede pagar una entrada, y dar mantenimiento a los campos deportivos, esto le dio el voto de Morena.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.