marco-antonio-lizarraga-2-6

Entre Veredas/Marco Antonio Lizárraga

AFRENTA
¿Pero qué necesidad? El paro de maestros que afectó a miles de estudiantes de educación básica no tuvo una razón justificada de ser, porque más que derecho laboral y adeudos, el tema se politizó y de manera seria.
A raíz de los rezagos que se fueron formando desde el gobierno de Mario López Valdez con el tema magisterial se volvió un adeudo a lo largo de todo el periodo del exmandatario, donde en varias reuniones y con pura saliva se desactivaban paros de docentes en el estado, incluso huelgas.
Lo que no cabe en la cabeza es porque en ese entonces los cabecillas magisteriales de Silviano Zavala como dirigente del SNTE 53 y el senador Daniel Amador como líder moral tuvieron mucha paciencia con estos cobros.
La cuestión en este momento es un poco difusa y ambigua, ¿por qué en el sexenio pasado no hubo estos levantamientos? La respuesta es sencilla, salvo error de apreciación querido lector.
Pónganse a pensar un poco en cómo le fue al magisterio, si al magisterio en el sexenio pasado. La respuesta es simple.
Desde el gobierno entrante de Mario López Valdez las posiciones políticas del SNTE 53 era vasta, y le explicamos porque, la agrupación de Enlace Cívico Magisterial recolectó posiciones en los Ayuntamientos, logró alcaldías, regidurias, diputaciones locales, federales y hasta una posición en el Senado.
En ese entonces… ¿que importaba el adeudo de 700 millones de pesos que se tenia con los maestros del estado? Si esta tesis fuera correcta, y ahora viéramos que las posiciones magisteriales dentro de puestos estratégicos están reducidas el mínimo pudiéramos tener una respuesta de la urgencia de ese pago.
El asunto está claro, el movimiento magisterial que dejó sin clases a miles de alumnos en todo el estado tiene un trasfondo político, que afectó a los estudiantes de educación básica no tuvo razón de ser.
Y le explicamos porqué.
Desde el inicio de la administración de Quirino Ordaz Coppel se reconoció el adeudo que se tenia con los maestros derivado del “jineteo” de recursos que se presumió y se comprometió a pagarlo como se debería.
Pues bien, ¿qué fue lo que ocurrió en esta situación, cuando se estaba pagando el recurso en deuda a los maestros? El asunto va más allá.
Es difícil de creer que el paro laboral de maestros realizados este lunes se realizaba, pues el recurso del abono de 190 millones de pesos ya estaba programado, y aún así se dejó sin clases a cientos de alumnos en Sinaloa.
Pero vamos más allá, es de todos conocido el caso que se tiene del Fondo de Vivienda del Isstesin donde se investiga un recurso de 1,500 millones de pesos, y donde se asegura la investigación va muy avanzada.
El asunto va más allá, y la cuestión es que esto en la opinión pública se ve como un chantaje del magisterio.
En otros municipios se interrumpieron las clases por cuestiones muy diferentes a este “problema” pues fueron por el saqueo de los planteles, o incluso la inseguridad.
El caos está en que este circo orquestado desde las entrañas del SNTE 53 y Encima sólo fue un reto a la autoridad estatal, que no tuvo más que una llamada de atención de lo que se espera venga en el futuro.
La educación de los niños sinaloenses en estos momentos está a merced del magisterio. Esperamos que las rencillas alusivas a este tema no dañen el nivel educativo en Sinaloa.
Tiempo al tiempo.
FUERA DE LUGAR
El que está fuera de lugar es el alcalde electo de Culiacán, José Estrada Ferreiro anda fuera de sus cabales con sus propuestas carentes de fundamento.
Borracho por el triunfo de la campaña electoral del pasado primero de julio donde el efecto de Andrés Manuel López Obrador le dio la victoria.
Hay un temor por la incertidumbre que esta causando Estrada Ferreiro con quienes se reúne y ven la clase de político que tendrán como político.
Hay un serio problema en Culiacán pues hasta el momento no se ve con el alcalde electo algún norte de programas, proyectos o algo que se vaya a gestionar.
La capital del estado tiene un serio problema latente, en enero no tendrá pies ni cabeza con lo que viene, las propuestas son vacías, fuera de realidades y disparate.
Las cosas se podrán color de hormiga. Y viniendo de Culiacán al capital del estado donde se mueve el mayor recurso de inversión y empresas, el tener una autoridad municipal como Estrada Ferreiro pone en riesgo todo.
Ya veremos qué sucede, pero si Estrada Ferreiro piensa que López Obrador será el barco que rescatará a Culiacán, está muy equivocado.
Así las cosas.
ENCUENTRO
Ya se tiene programado la reunión entre Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto donde ahora se verán las caras los próximos funcionarios federales con los salientes.
Esta reunión promete ser diferente de las demás, pues se comenzará a hacer una ola de comentarios respecto a estas reuniones, derivado que hasta el momento se han vuelto puro protagonismo para Andrés Manuel López Obrador.
El asunto de este tema es que desde el momento en que AMLO ganó la campaña
electoral, se le faltó el respeto a la investiduras presidencial, es decir que con el gobierno aún en funciones de Peña Nieto se ha violentado el estado de derecho.
La cuestión es por que esto se permite, pues ahora los reflectores que ha tenido Lopez Obrador han sido excesivos, pero bueno, así ha sido este gobierno actual, demostrando que mejor quiere terminar.
Una estrategia lamentable si se quiere ocultar algo, así, la política mexicana.
Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.