marco antonio lizarraga 2

Entre Veredas/Marco Antonio Lizárraga

LO QUE VIENE

En estos momentos, el único partido que quedó de pie luego de la hecatombe ocurrida el primero de julio es el Partido Revolucionario Institucional, pero en esta ocasión debe de ser un nuevo partido alejado de los grupos mezquinos que provocaron la estrepitosa caída en todo el país.

Todo dependerá de la forma en cómo lleve este partido la oposición dentro del Senado y de la Cámara de Diputados, pero también los pocos escaños que les dejaron los de Morena en el país, con alcaldías y diputaciones, tendrán su parte.

La militancia del PRI está requiriendo un cambio serio, que pueda darle los resultados electorales que se deben de dar en las elecciones donde estadísticamente ha sido favorito, en suma, Morena le ganó al PRI por un sólo hombre, y esto debe de ser considerado un amplio estudio de cómo más de 12 años de picar piedra se obtiene el triunfo.

El efecto dominó que tuvo en el país ya se han derramado litros de tinta para señalar las fallas que se tuvo en el sistema, y ahora lo que queda, es que el rebelde de ese sistema ahora se convirtió en él.

Muchos mexicanos estaban conscientes, de que López Obrador no podría, ni podrá cumplir todas las promesas de campaña que se realizaron puesto que es necesario aclararlo no hay presupuesto que alcance.

La oportunidad es única, y de ello depende que la izquierda en el país siga gobernando, pero si el PRI es astuto puede usar estos traspiés para aprovecharlos y sumarlos en su contra.

Es decir, que si el PRI se reestructura como es debido, puede ser el único que le puede dar guerra en el ámbito político y porque no, regresar a gobernar el país, con una verdadera alternancia electoral.

Las cosas son serias, los grupos deben de juntarse y analizar qué fue lo que pasó mal, pero es útil decirlo, el PRI comenzó a cavar su propia tumba desde las Reformas estructurales que protagonizó Enrique Peña Nieto.

El mal manejo de las situaciones y el fallo del “risk containment”, tanto así que en las redes el gobierno federal, sus secretarios y el presidente de México se volvieron un verdadero caos cibernético con los trolls.

Pero no sólo eso, los bugs que el gobierno federal aplicó los repercutieron los bots en redes que despertó a un sector que era apático en este proceso electoral, el sector Millennial que participó en esta contienda electoral.

El asunto está claro, al PRI le hace falta oxigenar, Enrique Ochoa Reza le tocó hacer el hoyo, meter el cuerpo y enterrarlo, fue René Juárez Cisneros actual presidente nacional que nomás le vino a poner la cruz a la tumba.

Todas las decisiones que hizo el otrora poderoso grupo Atlacomulco ahora quedaron descartadas, pues quedó fulminado, en otra entrega señalamos que entrabamos en una nueva era, y es ahí donde el PRI puede aprovechar.

En el caso del PAN, todo parece indicar que Ricardo Anaya Cortés y Damián Zepeda seguirán al frente por lo que la debacle panista seguirá de frente, al menos que renuncie, por dignidad Anaya, y eso lo vemos más probable que al Mar Muerto le salgan peces.

RELEVOS

Y hablando del PAN en SInaloa quedó demostrado que este partido quedó liquidado con sólo un alcalde que logró vencer a toda la estructura de Morena y los embates del PRI, mientras que por el caso de los diputados, logró que algunos entraran pero no con esa fuerza ni representación.

El panismo en el estado está en el suelo y muchos pero muchos panistas lo señalan que este partido debe de pasar el poder a manos de otros para que pueda tener un nuevo aire, y no que los actuales estén pensando sólo en las plurinominales.

En este asunto vemos a varios que pueden tener el interés de recoger los escombros, meter enjarre y pintura al panismo que con Sebastián Zamudio y todos los involucrados quedó devastada.

A pesar de tener presidente, que ya debe de renuncia como Carlos Gandarilla, por dignidad, pareciera que el estado no cuenta con un dirigente que le de las bases a los panistas para salir adelante.

El PAN está ante una disyuntiva estructural, pero más de doctrina, más de estatutos y que quién lo dirija piense en levantar su ente político y no usarlo como plataforma para un cargo como fue en el caso de Anaya que sus acusaciones acabaron de hundirlo.

En Sinaloa hay varios cuadros que pueden levantar esos escombros, fueron aquellos que ni siquiera los tomaron en cuenta para un proceso electoral, pero no aquellos como Carlos Castaños que vive de las plurinominales, no sino verdaderos liderazgos.

De nada sirve comenzar un proceso de renovación si en las filas de partido estatal vemos a Castaños o Jorge Villalobos. Desde Edgardo Burgos, ahora flamante diputado local electo, la debacle panista comenzó.

Nuevos aires merecen los partidos, habrá ver si dejan atrás los intereses y comienzan a aprovechar lo poquito que les quedó.

GUILLOTINA

El gobernador Quirino Ordaz Coppel, ya tiene a varios de sus funcionarios con el tanque de oxígeno y la ambulancia segura una vez que dio el anuncio que viene relevos y salidas en el gabinete.

Esto sin duda pone en jaque a muchos de los trabajadores de confianza derivado de que muchos de los del círculo de confianza no han cumplido con las expectativas y tendrán que abandonar su puesto.

Esta situación pone al gobernador con los ánimos de renovar y reencauzar su gobierno en un periodo en el que se necesita tener un círculo de confianza más certero, pero hasta el momento se desconoce cuáles son esas secretarías donde habrá cambios.

Muchos de los conocedores señalan que Rosa Elena Millán regresaría a su puesto como titular de Desarrollo Social y que Raúl Carillo pudiera dejar su puesto para dedicarse a donde estaba antes de ingresar.

Quirino fue claro, todos los cambios son buenos, y con ello se le pretende dar una oxigenación a su mandato con rostros frescos, la cuestión es preguntar… ¿quién?

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.