thumbnail_Miguel Ángel Vega (15)

“El periodista tenía que trabajar para mantener al director de cine que quería ser”: Miguel Ángel Vega

Por Luis Ángel Rivera Ayala, Creador de LogoComic

Cuando le pedí un consejo para convertirme en director de cine, Miguel Ángel Vega Obeso me dijo que luchara por mi sueño. “Persigue tu sueño con coraje y hazlo realidad”, respondió.

“En mi caso –confesó- me ha costado más de 20 años de entrega, constancia, inversión y trabajo para el cine: el periodista que fui tenía que trabajar  para mantener al director que quería ser; entonces, como el director no tenía trabajo y el periodista sí, el periodista tenía que trabajar para mantener al director de cine”.

“Fue lo que hice y nunca me rendí –subrayó-, me siento orgulloso de eso y  aun cuando yo no logre lo que he querido, puedo decir que lo he intentado con todo mi corazón y todas mis fuerzas. Es algo que nada cubre lo que haces y me siento bien por eso. Es lo que puedo decirte”.

El encuentro con Miguel Ángel Vega

Tenía muchas ganas de entrevistar al periodista y director de cine Miguel Ángel Vega Obeso. Mi curiosidad surgió por mi gusto al cine y el saber que había dirigido sus dos primeras películas en Culiacán: El Robo (2005) y Cáliz (2007), donde fue simultáneamente escritor, productor, director y distribuidor de forma independiente. Ambas con música del compositor sinaloense Eduardo Parra García.

Debo confesar que otra cuestión que motivó mi curiosidad fue que mi papá tuvo una pequeña participación en Cáliz.

El Robo, estrenada en cines en septiembre de 2005, contó con las actuaciones de Rodolfo “Fito” Arriaga, Larick Huerta González, Xésar Tena, Luis Velázquez e Izmir Gallardo Oliva. Cáliz fue estelarizada por Melvin Cabrera, Alessandra Pozzo y Eliud Gómez de la Garza. En el reparto principal de Cáliz también figura Rafael Amaya, conocido por su papel como Aurelio Casillas en la serie “El Señor de los Cielos”.

Miguel Ángel Vega Obeso no es un director de cine improvisado. Conoce sus caminos y otro gran logro fue la serie Nacido en Culiacán (2011).

Luego llegaron a mis oídos algunos detalles de la filmación de su tercer largometraje “Antes que amanezca”, película que explora el mito sobre los vampiros, rodada en 2014 y que planea estrenar a finales de este año 2020. En esta película, dirigió a Luis Felipe Tovar, Édgar Vivar y Rogelio Guerra, fallecido en 2018.

La agenda del cineasta Miguel Ángel Vega está repleta. Además de su labor cinematográfica, tiene muchas actividades que consumen su tiempo entre México y Estados Unidos debido a su quehacer periodístico que se ha especializado durante los últimos años en el narcotráfico, escribiendo para el periódico semanal Río Doce de Culiacán.

Miguel Ángel confiesa en esta entrevista que ha trabajado duro como periodista para mantener al cineasta que busca el éxito. Su experiencia como periodista y cineasta lo llevaron a explorar la actividad de “fixer”, sirviendo de guía a periodistas internacionales que vienen a Sinaloa para filmar la guerra contra las drogas. Como “fixer” es el responsable de hacer las conexiones para filmar campos de amapola o para hacer entrevistas con miembros del crimen organizado, entre otras arriesgadas responsabilidades.

Es licenciado en ciencias de la comunicación por la Universidad Autónoma de Occidente (UAdeO), generación 1993-1997, con estudios en dirección de actores, producción cinematográfica y guion para cine en la UCLA, acrónimo por sus siglas en inglés con el que se conoce a la Universidad de California en Los Ángeles. Recién egresado de la universidad trabajó en el periódico Noroeste y luego emigró a Estados Unidos donde estudió en diferentes colegios comunitarios cursos de dirección, guionismo, producción y actuación para enrolarse finalmente en la universidad estadounidense de UCLA.

Su alma máter, la UAdeO, le concedió en 2018 el premio Profesionista Lince del Año al Mérito Artístico Cultural.

Es productor, consultor e investigador para documentales de televisoras como National Geographic, Discovery, la BBC, Netflix, ESPN, History Channel y TF1, entre otras.

En 2018 participó en la serie de diez episodios “El Chapo: el jefe y su juicio” producida por Vice News como un podcast exclusivo para Spotify con narración en inglés y en español. Incluso Miguel Ángel Vega narra el primer episodio, en sus versiones en inglés y español, lanzado el 1 de noviembre de 2018 con el título “El Fixer”, cuatro días antes de que iniciara el juicio el 5 de noviembre de 2018 en Nueva York. En términos de audiencia, Vice Studios es el cuarto player más grande en Estados Unidos, únicamente debajo de New York Times, Vox Media y CNN.

Precisamente en ese capítulo, Miguel Ángel Vega narra la manera como sirve de enlace para que periodistas extranjeros puedan tener acceso a campos de amapola, marihuana, entrevistas con gente armada e incluso establecer contacto con narcotraficantes.

Sabía que Miguel Ángel Vega estaba en Culiacán y durante días esperé el encuentro hasta que a principios de este año 2020 nos conocimos afuera de una casa ubicada en la Colonia Mazatlán. En el interior entrevistaban para un documental de Netflix al escritor José Leonidas Alfaro Bedolla, autor de las novelas Tierra Blanca, Las amapolas se tiñen de rojo y La maldición de Malverde, entre otras obras literarias. La novela Tierra Blanca aborda el origen de los capos del narcotráfico en un barrio icónico en la historia del comercio ilegal de mariguana y amapola en Culiacán.

 

La entrevista

 

No era el mejor lugar para hacer la entrevista porque estábamos en una calle transitada y bulliciosa, pero era el momento que había estado esperando. Nos sentamos en una macetera para iniciar la entrevista aunque el ruido de los autos al pasar era tan alto que en ocasiones no se escuchaban nuestras voces. Al estrépito de los automóviles, los estruendosos camiones y el rugir de las motocicletas, se sumaron las bocinas y el perifoneo a todo volumen de un vendedor de cocos. Este video traté de editarlo para mejorar el sonido, finalmente decidí dejarlo en su versión original que les comparto en esta entrega, así como las siguientes líneas de la versión estenográfica de la entrevista que le hice al periodista y cineasta Miguel Ángel Vega:

 

– ¿Cómo llegó a ser usted director de cine?

 

 “Bueno, a mí me interesaba más que nada la literatura, pero me di cuenta que el cine te daba la oportunidad de contar historias con imágenes, con sonido y con música. Contar historias que  te pudieron haber impactado o que te pudo haber contado alguien y quedaron en tu memoria. El cine me daba esa pauta de poder imaginar algo y llevarlo a la pantalla. El cine es el espacio creativo donde convergen las bellas artes. Si lo podías imaginar, lo podías llevar a la pantalla. Si podías imaginar los elementos narrativos como la música, la fotografía, la literatura y el teatro en el cine, podías lograrlo.

 

–  Creo que tanto a mis seguidores como a mí nos gustaría saber ¿Cuál es el proceso que se tiene que llevar a cabo para dirigir una película?

 

El proceso es muy largo y complicado, obviamente que primero es la idea. La idea te lleva a escribir el guion que es la semilla donde germina todo: lo vas puliendo y una vez que ya tienes el guion, debes buscar financiamiento para contratar gente que va a trabajar contigo. Estoy hablando de fotógrafos, maquillistas, sonidistas, actores, jefe de locación y diseñadores  de arte e interiores, en fin.

Hay todo un equipo que tiene que involucrarse para hacer una buena película y una vez que tienes todo eso viene un proceso de preproducción: entonces comienzas a ensayar con los actores cómo va a ser la construcción de cada personaje. Empiezas a definir con el director de fotografía el tipo de textura, el tipo de foto que va a llevar la película o la historia.

Como sucede en un lienzo, la composición cinematográfica debe verse en equilibrios de iluminación, texturas, colores, luces y sombras, pero a diferencia del lienzo, la película presenta una imagen en continuo movimiento. Las texturas también empiezan a definir el diseño de arte y la paleta de los colores que se van a necesitar.

Con los actores obviamente empiezas a ensayar para construir personajes, es un proceso muy largo y ya que tienes todo listo inicia el proceso de la producción. La producción es cuando ya llevas a cabo toda la película, empiezas a grabar escena por escena y una vez que termina el proceso de  producción, inicia otro proceso que se llama postproducción, que tiene que ver con la musicalización, corrección de color, efectos visuales y diseño sonoro.

Una vez que tienes todo eso llegas al “streaming”, donde analizas qué le falta a la película, dónde existen posibles errores que pueden ser de continuidad, animación o efectos, etcétera. Esas son las fases.

Cuando tienes aprobada la última fase es cuando  la película puede ser proyectada en las salas de cine tradicional o se exhibe a través de los servicios de “streaming” de las plataformas para ver películas como Netflix o Hulu, o la plataforma que sea.

 

¿Qué se le ha hecho como lo más difícil al dirigir una película?

 

Yo pienso que dirigir una película es muy divertido, no es difícil: es estresante, porque –por ejemplo- si estás en la etapa de producción hay muchas cosas que se pueden salir de control. Si tú tienes una escena como esta donde es un día soleado y de pronto empieza a llover, no puedes grabar si está lloviendo. O de pronto están iluminando y se le cae una lámpara al señor que está iluminando la escena, tiene que detenerse la grabación.

Si ocurre cualquier inconveniente son mermas para la producción, y eso es importante porque una producción tiene que ver mucho con el dinero. Si cada día una producción te cuesta, por decirlo así, cien mil pesos, si perdiste medio día se te fueron cincuenta mil pesos,  y si  vas juntando todo ese dinero, después de grabar un proyecto de cuarenta días obviamente que las mermas se van  acumulando. Hay cosas que no tienen que ver contigo pero ocurren, y el director y todo el equipo de producción que está detrás de él tienen que estar listos para saber responder, y sobre todo, saber resolver cualquier inconveniente que se pueda presentar  durante una producción. Yo creo que es la parte más difícil pero en sí es muy divertido, es muy emocionante también, aprendes mucho, y al final del día si logras sacar adelante el proyecto, es muy satisfactorio.

 

Me enteré que estaba haciendo un documental sobre el narcotráfico y es por eso que me gustaría preguntarle ¿Qué opina usted del narcotráfico?

 

Creo que es una actividad nociva para nuestra sociedad, que está causando muchos estragos en materia de seguridad y en la salud humana y social. Es malo.

Yo les recomiendo a  los jóvenes que no se involucren en este tipo de actividades porque nunca salen bien librados.

Como periodista investigador, escritor y director de cine, me he dado cuenta que para muchos jóvenes puede resultar atractivo, fácil y emocionante, pero no lo es. Tal vez lo es en el momento, pero es un momento nada más, porque al paso de los días, o tal vez meses,  o quizás años, la persona puede llevar una vida cómoda y holgada pero después hay consecuencias que pueden ser fatales.

Me ha tocado ver familias que han perdido seres queridos: hijos, hermanos, padres, que de alguna manera se involucraron en algún momento  en temas de tráfico organizado y al final pagaron la factura y es triste.

Espero que nuestros gobiernos apliquen las estrategias adecuadas para evitar el consumo de drogas y mejorar la educación. Los jóvenes requieren mayores oportunidades económicas, de trabajo, deportivas y recreativas. Se deben generar oportunidades para que nuestros jóvenes puedan elegir el camino indicado y no dejarse engañar por temas que pudieran estar relacionados con el crimen organizado.

 

Hablando ahora de su trayectoria profesional, ¿en qué se inspiró para poder dirigir la película Cáliz?

 

Me inspiré en una nota periodística  que yo cubrí  trabajando para el periódico Noroeste  de Culiacán,  Sinaloa. Me impactó mucho  ver lo que había ocurrido  y yo hice una adaptación al cine. Escribí un guion cinematográfico basado en un evento real  que yo he investigado  y que me había tocado cubrir y obviamente me impactó. Quise contar una historia respecto a lo que había ocurrido, las consecuencias.

Al final de cuentas dirigir cine es contar historias; cuentas historias a base imágenes, actores, apoyándote en sonidos y en música. Vas creando un lenguaje narrativo  que puede conectar con la gente.

En sí la película Cáliz fue la segunda película que dirigí: la primera fue El Robo. Ambas películas estuvieron basadas en incidentes  que a mí me tocó cubrir siendo yo periodista y que me impactaron, que decidí adaptarlos y llevarlos al cine.

Ahora estoy terminando la postproducción de la película “Antes que amanezca”, que aborda la mitología del vampiro y actúan personajes como Edgar Vivar -que todo el mundo lo ubica como “El Señor Barriga” en el famoso programa “El Chavo del 8”-, Rogelio Guerra, actor quien hace poco falleció (murió el 28 de febrero de 2018 y “Antes que Amanezca” fue su último trabajo cinematográfico). Rogelio Guerra fue un icono del cine y la televisión en México en los años setenta y ochenta; actúa Arap Bethke, que es un actor joven de origen keniano con nacionalidad mexicana, y también el actor y maestro de actuación mexicano Luis Felipe Tovar, entre otros. (La película es estelarizada también por los actores Carlo Guerra (hijo de Rogelio Guerra), Ramiro Fumazoni, Pascacio López y las actrices Diana Carranza y Dayana Velver). Tengo un elenco bastante sólido para este proyecto y nosotros estamos anticipando que se va a estrenar el 25 de septiembre de este año en todo el país.

 

¿Cuál es la diferencia en una película estrenada en cines a una estrenada en una plataforma como Netflix?

 

No hay ninguna diferencia, se utilizan los mismos estándares de producción y postproducción tanto en una película que va para cines comerciales como una película para una plataforma como Netflix; la única diferencia es el medio. Son plataformas de internet pero al final del día es exactamente lo mismo: es el mismo método, se vale el mismo tipo de narrativa, funciona con actores también, o si es cine animado es la misma narrativa y lo único que cambia es la plataforma.

 

– He sabido que Rafael Amaya participó en la película Cáliz, pero lo que me gustaría saber es ¿cómo lo conoció?

 

Yo conocí a Rafael Amaya porque hice un casting en 2005 para el proyecto de Cáliz y él asistió. Rafael Amaya hizo el casting como el resto de los actores y él fue el elegido. Es una persona sencilla y un gran ser humano. Me gustó mucho su nivel de actuación y determiné que él fuera el personaje central para la película Cáliz y a partir de entonces tuvimos una buena relación y hemos estado en contacto.

 

– Una de las cosas que me llamó la atención de su película Cáliz es que aborda el tema del secuestro, pero lo que quisiera saber es ¿Por qué decidió que hablara sobre eso?

 

 En esa época yo estaba tratando de grabar cuatro historias y cada historia iba a tener  como tema central los delitos más comunes en Sinaloa: en la primera película el tema central era un robo, en la segunda película es el secuestro, la tercera película era homicidio doloso y la cuarta película era narcotráfico. Esos eran los cuatro delitos que más impacto tenían en el estado de Sinaloa en ese tiempo, y yo quería tomar esos elementos para contar historias, pero también exponer esa realidad  que sufrimos los sinaloenses en materia de seguridad. Una realidad que nos afecta y victimiza. Por eso buscaba también crear conciencia por añadidura, porque realmente lo que yo quería era contar historias.

 

¿Y de qué tratará su próxima película?

 

La película que acabo de terminar se llama “Antes que amanezca” y es la película que aborda la mitología del vampiro. Es una película que  fue grabada  hace seis años, ha sido largo el proceso de postproducción, han ocurrido una serie de inconvenientes durante el trayecto pero la película ya está  terminada. Siento que es una historia interesante y sobre todo creo que cuando salga va a conectar con muchos jóvenes por abordar el tema del vampiro. Espero que su estreno sea el 25 de septiembre de 2020 y estoy anticipando que le guste mucho a la gente.

 

– ¿Cuáles son sus cineastas favoritos?

 

Me gustan mucho Stanley Kubrick, Francis Ford Coppola y David Fincher.

 

– ¿Algo que se me haya olvidado preguntarle y que usted quiera comentar?

 

Estoy escribiendo un libro sobre cómo  ha sido mi proceso de ser director de cine, las cosas por las que atraviesa un director para lograr sus objetivos: en este caso el cine era un objetivo de vida para mí. Como te dije, estaba interesado en la literatura, pero una de las últimas materias que llevamos fue Cine cuando estudiaba comunicación en la Universidad de Occidente. La asignatura consistía en realizar un cortometraje y lo hice no muy convencido, pero al final del día me di cuenta que era lo que yo quería hacer con mi vida: quería contar historias  a través del cine.

Quería ser director de cine y me embarqué en esa meta, nunca supe lo difícil que era, nunca supe que se te podía ir la vida en un solo proyecto, pero ahora pienso que estoy ya del otro lado: creo que lo he logrado y este proyecto nuevo que estoy a punto de finalizar y estrenar me va a abrir muchas puertas.

Pienso que la parte más difícil para un director de cine es buscar entrar a un mercado que es tan cerrado, cómo logras abrirte paso a base de mucho esfuerzo, dedicación, sacrificio y entrega. Esa es la parte que mucha gente no ve: que el director de cine tiene que estar persistente y no rendirse nunca porque es lo que realmente quieres  y la otra opción fácil es hacer cualquier otra cosa que posiblemente te haga feliz, pero lo que realmente te va a llenar es el cine.

En mi caso me ha costado más de 20 años de entrega, constancia, inversión y trabajo para el cine: el periodista que fui tenía que trabajar para mantener al director que quería ser; entonces, como el director no tenía trabajo y el periodista sí, el periodista tenía que trabajar para mantener al director de cine.

Fue lo que hice y nunca me rendí, me siento orgulloso de eso y  aun cuando yo no logre lo que he querido, puedo decir que lo he intentado y lo he intentado con todo mi corazón y todas mis fuerzas. Es algo que nada cubre lo que haces y me siento bien por eso. Es lo que puedo decirte.

 

– De hecho a mí también me gustaría ser director de cine, ¿qué consejos me podría dar?

 

Yo te recomiendo que para empezar veas mucho cine, te recomiendo también que leas mucho porque la lectura  te activa una parte del cerebro que hace que lo que tú leas lo estés mirando, y un director debe ser visionario, y un joven que está intentando ingresar en este ámbito debe de ser visionario.

Poco a poco vas aprendiendo la técnica, poco a poco te das cuenta de que es cuestión de saber cómo contar una historia a través de imágenes: por ejemplo lo que hacían Charles Chaplin, Harold Lloyd y Joseph Frank “Buster” Keaton, que fueron actores y directores que iniciaron con puras imágenes porque era la forma más común de contar historias. Si tú eres capaz de contar una historia con puras imágenes sin ningún diálogo, eres muy bueno.

Yo lo que te recomiendo es que veas mucho cine, leas mucho y empieces a grabar imágenes, hay muchos programas de edición que te permiten editar ahorita en una laptop  y ahí vas a ir aprendiendo. Es un proceso largo, pero si tienes el talento, las ganas y sobre todo, estás dispuesto, yo creo que lo puedes hacer.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.