AntonioQuevedo

Brecha/Antonio Quevedo Susunaga

El entonces presidente de la república, el panista Felipe Calderón Hinojosa, convirtió a México en un “narco Estado”, con la protección que Genaro García Luna brindó al Cartel de Sinaloa, cuando fue secretario de Seguridad Pública.

Es correcto hablar de un “narco estado”, porque estaba tomado el gobierno, quienes tenían a su cargo combatir a la delincuencia, estaban al servicio de la delincuencia, mandaba la delincuencia, eran los que decidían a quien perseguir y a quién proteger.

En este contexto, que se desarrolló el gobierno de Felipe Calderón, los mexicanos “quedaron desprotegidos y en estado de indefensión, porque estábamos en manos de la delincuencia”.

La medida está en caminada a no dejar a ningún funcionario que haya trabajado con el ex secretario de seguridad pública, Genaro García Luna, que le hizo un gran daño a México, que “unido al garrotazo a lo tondo que dio Felipe Calderón”, dejaron el país tapizada de cementerios, de cada ciudad importante convertida en una plaza bajo el control de los narcos y no se diga los estados.

Los señalamientos que hizo López Obrador, son los más fuertes que ha hecho en los últimos tiempos un gobernante, dado que ningún mexicano necesita salir a comprobar si es cierto o no, todos los días lo vivimos y son cosas que deberán cambiar.

La corrupción y el narco estado, son dos aspectos que van de la mano, que tiene a los mexicanos en esta situación crítica, debido a que todavía en el país existe esa presencia de la fuerza del narco que sigue dañando las estructuras sociales.

Pero no sólo el gobierno federal estaba en manos de los narcos, todavía hay muchas entidades de las 32, que se encuentran gobernadores que siguen negociando o permitiendo que las ordenes las dicten los narcos, aspectos que deberá terminar.

Y por esta situación que prevalece, el ex presidente Felipe Calderón, debe ser llamado a la justicia federal, que entre en un proceso legal para que responda por todas sus acciones que aún dañan al país.

El entonces presidente de la república, el panista Felipe Calderón Hinojosa, convirtió a México en un “narco Estado”, con la protección que Genaro García Luna brindó al Cartel de Sinaloa, cuando fue secretario de Seguridad Pública.

Es correcto hablar de un “narco estado”, porque estaba tomado el gobierno, quienes tenían a su cargo combatir a la delincuencia, estaban al servicio de la delincuencia, mandaba la delincuencia, eran los que decidían a quien perseguir y a quién proteger.

En este contexto, que se desarrolló el gobierno de Felipe Calderón, los mexicanos “quedaron desprotegidos y en estado de indefensión, porque estábamos en manos de la delincuencia”.

La medida está en caminada a no dejar a ningún funcionario que haya trabajado con el ex secretario de seguridad pública, Genaro García Luna, que le hizo un gran daño a México, que “unido al garrotazo a lo tondo que dio Felipe Calderón”, dejaron el país tapizada de cementerios, de cada ciudad importante convertida en una plaza bajo el control de los narcos y no se diga los estados.

Los señalamientos que hizo López Obrador, son los más fuertes que ha hecho en los últimos tiempos un gobernante, dado que ningún mexicano necesita salir a comprobar si es cierto o no, todos los días lo vivimos y son cosas que deberán cambiar.

La corrupción y el narco estado, son dos aspectos que van de la mano, que tiene a los mexicanos en esta situación crítica, debido a que todavía en el país existe esa presencia de la fuerza del narco que sigue dañando las estructuras sociales.

Pero no sólo el gobierno federal estaba en manos de los narcos, todavía hay muchas entidades de las 32, que se encuentran gobernadores que siguen negociando o permitiendo que las ordenes las dicten los narcos, aspectos que deberá terminar.

Y por esta situación que prevalece, el ex presidente Felipe Calderón, debe ser llamado a la justicia federal, que entre en un proceso legal para que responda por todas sus acciones que aún dañan al país.

¿QUIÉN PODRÁ VOTAR POR LOS PANISTAS O LOS PRIISTAS?

Después de conocer la negra historia de la corrupción heredada por los políticos panistas y priistas, los mexicanos no están con el ánimo de respaldar los candidatos de dichos partidos, dado que nos dejaron problemas de violencia, de saqueo, de una delincuencia empoderada, que hasta el momento busca imponer decisiones.

En Sinaloa, esta descripción que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador, de que la delincuencia es la que daba órdenes, es un claro ejemplo.

Al igual que en Tamaulipas, Durango, Jalisco, Michoacán, Veracruz, entre otras entidades que son estratégicas para el negocio del tráfico de drogas.

En realidad, la descripción que hace el presidente del “narco-estado”, que impuso Calderón, creo que esto se puede aplicar a dichas entidades que todavía son tierra de nadie, que los narcos son unos auténticos poderíos que tienen la osadía de enfrentarse a las fuerzas del estado mexicano.

El otro aspecto que prevalece es la complicidad de las policías, estatales, municipales y federales que de alguna manera se convirtieron en los empleados de dichas fuerzas delincuenciales, no sólo a nivel de corporación, sino del ejecutivo presidencial y el juicio de García Luna evidencia que el gobierno de Calderón es el responsable.

El asunto es cómo evitar que esto se repita, que nuevamente regresen esos criminales al poder, que dejaron miles de mexicanos asesinados y en fosas comunes.

El otro aspecto es que los mexicanos al elegir no podemos equivocarnos y otorgarle el poder a los políticos que son los representantes de la delincuencia en nuestro país.

Y el Instituto Nacional Electoral debe ser el encargado de vigilar, estar alerta para que este tipo de personajes no lleguen al poder público y vuelvan a contaminar el quehacer administrativo público.

BRECHANDO

…El ex presidente de la república Felipe Calderón, realmente no tiene vergüenza, al afirmar “yo no saludé a la mamá del Chapo”, pero el muy deshonesto se puso hacer negocio con el Chapo y se convirtió en su “cómplice.

…En Sinaloa, los candidatos a la gubernatura deberán ser personas que la gente le tenga confianza, que tenga experiencia para administrar y que sepa qué hacer con las riquezas naturales de Sinaloa.

…La alianza más definida de Morena es con el PT y Verde Ecologista, aunque pueden sumarse en candidaturas comunes con otros partidos.

…Los alcaldes de Morena y sus legisladores deben demostrar que se merecen el voto de los ciudadanos en el 2021.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.