AntonioQuevedo

Brecha/Antonio Quevedo Susunaga

El peor problema al que se enfrentará la clase política en México, que buscará ocupar las candidaturas a cargos de elección popular en el 2021, será superar el gran obstáculo de la mala imagen que enfrenta, en lo general todos los políticos, aunque sean personas con nombre y apellidos los que salpicaron el quehacer político en el país.

Los partidos políticos PRI, PAN Y PRD, se olvidaron de la tarea de servir a la que se habían comprometido con los ciudadanos, una vez, que visualizaron los jugosos contenidos en las “bolsas de marca” en que recibían el dinero, de parte del principal corruptor, el entonces presidente Enrique Peña Nieto.

En el PRI, hay una parte de su membresía y de su clase dirigente, que desea seguir con su partido, dejar a un lado a los corruptos, no enredarse con las acusaciones que está haciendo el máximo testigo protegido, Emilio Lozoya, y de dedicarse hacer política, retomando principios, banderas y asegurándole a los ciudadanos que están dispuestos a trabajar por ellos.

En una conferencia magistral que ofreció el ex gobernador de Sinaloa, ex candidato presidencial del PRI y ex secretario de Gobernación, Francisco Labastida Ochoa, les recomendó a los priistas no se enganchen en las acusaciones que está haciendo Emilio Lozoya, que la prioridad es trabajar por el partido.

En la práctica política, la élite priista terminó embarrada con el gran desaseo en el gobierno de Enrique Peña Nieto, en donde al parecer todos robaron, gobernadores, diputados, dirigentes partidistas, en realidad fue el sexenio de la corrupción, esto seguramente tendrá un voto de castigo para el priismo.

El otro partido que enfrentará las severas repercusiones de los ciudadanos electores son los panistas, y puede alcanzar, a México Libre, otro partido que es parte de la misma casta política panista, que abarca a ambas organizaciones.

Los panistas que estaban muy desbocados contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, creo que ahora tendrán que preocuparse por aclarar su situación personal, demostrar su honestidad ante las evidencias que está mostrando Emilio Lozoya en la Fiscalía.

El PRD, aunque con menor fuerza, se encuentra en medio del lodo que batieron los demás partidos, de esa relación perversa entre Peña y la clase política corrupta de los partidos.

LAS BANDERAS DE MORENA

La competencia partidista en el 2021 en Sinaloa, será un verdadero reto para todos los partidos, tenerle que ganar a las banderas políticas de Morena, que trae como ningún otro gobierno el combate a la corrupción, los apoyos a los estudiantes, a los jóvenes, a las mujeres y los adultos mayores, que seguramente buscarán mantener al gobierno federal y los apoyos recibidos.

Los miembros de Morena, en realidad no tienen mucho de qué preocuparse porque el trabajo real lo está sacando adelante el fundador de Morena, que está cumpliendo con los compromisos políticos que hizo en campaña con todos aquellos ciudadanos que le brindaron su apoyo y lo respaldaron con su voto.

Los miembros de Morena le apuestas en el 2021, a que los ciudadanos sigan apoyando al gobierno de López Obrador, y es precisamente el miedo que tienen los partidos políticos opositores.

Es casi imposible que otro partido político tenga la capacidad para construir banderas políticas superiores a las de Morena, esta es una ventaja que, en el terreno electoral, contará en forma extraordinaria.

Las acciones en contra de la corrupción, pueden ser la tumba política más grande para los partidos políticos en el 2021, que no podrán revertir esa mala imagen frente a un electorado con un hartazgo que hizo exposición en el 2018 y que puede dar otro estallido en el 2021.

En Sinaloa, la figura para la gubernatura de Sinaloa, sigue siendo el profesor Rubén Rocha Moya, un aspirante que el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador se lo llevó como senador de la república, que lo conoce bien y que tiene una amplia experiencia política.

Los competidores de Morena no son Guillermo Benítez, tampoco Jesús Estrada Ferreiro y todo hace suponer que el camino lo están construyendo.

Los competidores en estos momentos de Rocha Moya, es Héctor Melesio Cuén Ojeda, del PAS y Gerardo Vargas Landeros, en el caso del PRI, no tiene un candidato definido, al igual que el PAN.

BRECHANDO

…El único contrapeso que tiene Morena en Sinaloa es el trabajo del gobernador Quirino Ordaz Coppel, que tiene buen trabajo y buena imagen ante los sinaloenses.

…Es indiscutible que, en México, la política se judicializó, que los políticos enfrentan el gran reto de demostrar en los tribunales la honestidad que no tuvieron frente a los privilegios que les ofreció el gobierno corrupto.

…En el caso del PAN, todavía tiene que enfrentar todo lo que diga y haga Genaro García Luna, que busca su libertad o minorar su condena.

…El candidato a gobernador, tendrá una importancia extraordinariamente relevante, por encima de la etiqueta partidistas en el proceso electoral del 2021, y no se diga en el 2024, que estará en juego el poder presidencial.

…Las relecciones serán “garbanzo de a libra”, porque los políticos que busquen repetir, debieron haber hecho un trabajo ejemplar para todos los ciudadanos.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.