JORGE LUIS TELLES

Agenda Política/Jorge Luis Telles

Larga fila de quienes siguen en  espera del llamado de Quirino

El gobernador Quirino Ordaz Coppel ya rescató a dos cuadros del PRI – de los más valiosos, hasta antes del primero de julio próximo pasado – que perdieron su respectivas elecciones para presidentes municipales: Jesús Valdés Palazuelos en Culiacán y Alvaro Ruelas en Ahome. De hecho, ambos buscaban su reelección y ni por asomo pensaron en una realidad como la que viven en la actualidad.

Ser secretario de Agricultura y Ganadería del Gobierno del Estado no es nada malo; tampoco ser secretario de Planeación y Desarrollo Sustentable; pero Chuy Valdez estaba más que entusiasmado con la idea de volver a la alcaldía de la capital de Sinaloa y Ruelas a la de Los Mochis, la tercera ciudad en importancia en nuestra entidad.

Sin duda, dos de los activos más importantes del PRI, más allá de lo adverso de los resultados. Por eso, Quirino los volvió a la vida política, prácticamente de inmediato.

Quirino también salvó a Arturo Torres Sato, tras perder su elección por la diputación correspondiente al décimo tercer distrito electoral, dentro de una serie de cambios al interior de su equipo de trabajo, derivados directamente de los resultados de julio primero. Buen gesto de Quirino. Quizás Torres Sato sea hechura original y forjado en la disciplina impuesta por Jesús Vizcarra; pero es un joven honesto, limpio y trabajador.

Y digamos que hasta aquí, por el momento.

La fila de quienes claman por una tablita de rescate es muy larga y más lo será después del 30 de septiembre, primero y del 31 de octubre, después.

Hay que decir, necesariamente, que no todos recibirán el anhelado salvavidas por la simple y sencilla razón de que la estructura del gobierno estatal no es moldeable y porque Quirino no puede ni debe correr a todo el mundo, solo para darle cabida a quienes ya tuvieron su oportunidad; pero que todavía claman por una más, por la simple y sencilla razón de que no saben hacer otra cosa que mamar de la ubre presupuestal. Y no pocos no solo piden para ellos o para ellas, sino para mujeres o maridos, hijos y hasta hermanos. Todo tiene un límite, sin embargo.

Así las cosas, ya serán muy pocos los llamados por el gobernador y los que no corran con esa suerte no tendrán otro camino que dedicarse a otras cosas, que, para muchos, acostumbrados a trabajar poco y ganar bien, será “dificilísimo”, como el memorable diálogo cinéfilo de la película “El Inocente”, estelarizada por Pedro Infante y Silvia Pinal, a mediados de la década de los cincuentas.

Como en todo, hay niveles, por supuesto.

Y para Quirino, en orden de preferencia afectiva: Irma Tirado, Joel Bouciégues y Fernando Pucheta.

En orden de compromisos políticos: Rosa Elena Millán Bueno, Juan Ernesto Millán Pietsch, Antonio Castañeda – a partir del primero de noviembre – Aarón Rivas Loaiza, Mayra Gisela Peñuelas y José Menchaca.

Y en una tercera lista, en la que se podrían combinar ambos factores: Diana Armenta, Oscar Lara Salazar, Sandra Lara, Irma Moreno, Paola Gárate, Tomás Amador, Jesús Ibarra, José Luis Montenegro, más aquellos diputados que se desocuparán el 30 de septiembre; los presidentes municipales que engrosarán la lista de desocupados el 31 de octubre y todos los que usted guste agregar.

Elaborar una lista como éstas es fácil. Lo complicado es saber quienes tendrán una nueva oportunidad y lo triste y lamentable del asunto es identificar a quienes pagarán los platos rotos, para hacerles lugar a quienes presumen de ser grandes cuadros del PRI y que todavía creen ser los que levantarán a este partido de sus cenizas a la vuelta de tres años.

Y bueno, en estos días no pasará nada, quizás de aquí a finales de mes; sin embargo, es ineludible una nueva escalada de movimientos al interior del equipo de Ordaz Coppel. Digamos que, en este momento, nadie puede presumir de tener el puesto asegurado; pero tampoco, ninguno de los enlistados – absolutamente ninguno – puede adelantar su inclusión en la estructura gubernamental.

Eso sí, júrelo usted: aceptarán lo que se les ofrezca. Hasta jefaturas de departamento.

Tener poco es mejor que nada y cualquier cosa – hasta perder la dignidad – es preferible a vivir fuera del presupuesto.

= LOS OJOS PUESTOS EN EL CONGRESO DEL ESTADO =

Los dictámenes referentes a las reformas a la Ley Orgánica del Poder Legislativo y la del fortalecimiento a la independencia y autonomía de la Auditoría Superior del Estado ya están prácticamente listos. Incluso ya recibieron la primera lectura correspondiente; pero es muy factible que su discusión – y aprobación o rechazo en su caso – se posterguen hasta la última sesión del actual periodo ordinario, último de la legislatura actual.

O sea: hasta el próximo martes 31, último día del lapso ordinario de sesiones, conforme a la constitución política local y la ley orgánica del Congreso del Estado.

¿Por qué hasta entonces?

Lo que se pondrá en el tapete de las discusiones, son temas que siempre fueron propuestos por las fracciones parlamentarias todavía de oposición y rechazadas por la del PRI y ahora, señores míos, es exactamente al revés: son impulsados por el PRI y cuestionadas por la bancada que será aplastante mayoría en la cámara, a partir del primero de octubre próximo.

Las adecuaciones a la ley orgánica son relevantes. No son para nada, asuntos de importancia menor; pero su verdadera aplicación se verá hasta la segunda sesión de la sexagésima tercera legislatura, cuando se definan las fracciones parlamentarias, cuyo número de diputados, por cierto, todavía podría cambiar, en función de los criterios que aplique, en su momento, el Tribunal Estatal Electoral.

Y una de las grandes dudas es hacia donde se moverán los diputados del Partido Encuentro Social, cuyo registro legal ya no existe. Tienen tres caminos: integrarse a MoReNa, al Partido del Trabajo o declararse independientes. La fracción del PES, de hecho, ya es irreal porque este partido está muerto y enterrado.

Si se unen a MoReNa, este grupo parlamentario sumará 22 curules y por ser mayoría relativa, ya nada ni nadie le podrá quitar la presidencia de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, por los próximos tres años y partidos como el PRI tendrán que conformarse con la presidencia de la mesa directiva del congreso y posiblemente de la diputación permanente, si su iniciativa de reformas, como se espera, reúne los 27 votos necesarios para ello.

También por ahí el PRI aspira a dos diputados más – por cualquier medio – para llegar a 10 (ojo con la repartición de pluris por parte del tribunal electoral estatal); asegurar el 25 por ciento de la composición del Legislativo y ubicarse en una mejor trinchera de pelea, para lo que viene.

Sin embargo, lo más conveniente es esperar, sin adelantar vísperas.

Esperar, primero, como viene la iniciativa de reformas a la Ley Orgánica del Congreso del Estado; si hay o no modificaciones a las diputaciones plurinominales y como se integrarán las fracciones parlamentarias para la legislatura en puerta

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.