JORGE LUIS TELLES

Agenda Política/Jorge Luis Telles

Una vez que ha cumplido con 18 meses de mandato constitucional y tras los resultados de las elecciones del domingo primero del mes en curso, Quirino Ordaz Coppel adelantó que realizará una serie de ajustes en la estructura de su gobierno, no necesariamente influidos por el desenlace del reciente proceso electoral, en el cual el partido que lo llevó a la titularidad del Poder Ejecutivo Estatal (el PRI) sufrió la peor derrota de su historia, tanto en el plano estatal como en el nacional.

De acuerdo a lo expresado por el gobernador de Sinaloa, a lo largo de un recorrido por algunos medios de comunicación – al tercer día de la jornada comicial -, los movimientos en su equipo de trabajo, en cambio, serán consecuencia de un análisis a fondo ejecutado hacia su interior, con la única finalidad de aumentar eficiencia y calidad en la atención a la sociedad de nuestro Estado.

Quirino informó lo que informó y hasta ahí.

Se reservó, fiel a su personalidad, nombres y detalles; pero quedó una sensación: que los ajustes se llevarán a cabo en todos los niveles del andamiaje burocrático y que no escaparán, de los mismos, ni tan siquiera algunos secretarios del despacho.

Una sensación más: que la sacudida, a pesar de las declaraciones del gobernador, si tiene que ver, en buena parte, con los resultados de las elecciones del domingo primero de julio, puesto que la gran parte de los activos del Partido Revolucionario Institucional – incluso hasta los más renombrados – quedaron en calidad de damnificados y existe, por ende, la necesidad de tirar salvavidas al encrespado mar, para proceder, lo antes posible, a reinventar el PRI en Sinaloa,

Como seguramente ocurrirá en todos los Estados del país. Y en el PAN la situación es prácticamente igual, para dejarlo claro.

Quirino, hay que decirlo, es un hombre pragmático, práctico, realista, bien poco romántico y con ideas muy diferentes a la de la mayoría de los políticos predominantes en el PRI.

Conforme a esto, Ordaz Coppel debe pensar, en estos momentos, que él ya cumplió; que sus compromisos, si los tiene, son menores y que no tiene necesidad de tender ninguna tablita de salvación en alivio de los muchísimos derrotados. Para acabar pronto: que estos últimos son responsables de sus actos y que él no tiene por qué cargar con penas ajenas.

Digamos que a quienes fungían como presidentes municipales, contaron con su aval en 2016 y que les dio la oportunidad de la reelección en este 2018, al igual a quienes se desempeñaban como diputados locales. Del mismo modo, extendió carta de recomendación para cuando menos un candidato al Senado de la República (¿no sería candidata?) y prácticamente a los siete candidatos a diputados federales. Ya cumplió pues.

Sin embargo, es un hecho que, de cualquier modo, habrá maniobras de rescate en beneficio de algunos de ellos, toda vez que la estructura del gobierno estatal es la única alternativa aún vigente, para los políticos en desgracia; pero, la mala noticia es que ésta no es de chicle para aumentarla a voluntad – sujeta, además, a un presupuesto que, en los próximos años será objeto de una rigurosa revisión por la Auditoría Superior de la Federación -, de tal modo que serán pocos, poquitos, quienes recibirán la tan esperada llamada un día de estos.

Y lo que son las cosas: los paganos principales ni tan siquiera aparecieron en las boletas. Tendrán que salir algunos, necesariamente – independientemente de su malo o buen desempeño – para darle entrada a por lo menos dos o tres damnificados del tsunami “Andrés Manuel”. Los sacrificados por la causa.

Salvo mejor opinión, amigo lector.

= TOLEDO CORRO Y SU CONFLICTO CON LA UAS =

Mientras.

La tarde del sábado próximo pasado, Antonio Toledo Corro rindió tributo a la madre tierra, en el puerto de Mazatlán, donde vivió sus últimos años y desde donde dirigía, junto a sus hijos, sus empresas, casi todas relacionadas con la ganadería. Lo despidieron el actual gobernador Quirino Ordaz Coppel y los ex gobernadores Mario López Valdez, Jesús Aguilar Padilla y Juan S. Millán.

Realmente donde Toledo era feliz, era en su casa, en Las Cabras, en medio del Plan Cocotero, prácticamente en la playa y a solo unos kilómetros de distancia de la población de Teacapán, colindante con el vecino estado de Nayarit, río Cañas de por medio. Ahí, ATC contaba con un aeropuerto para su uso particular y ahí aterrizaba “El Ranchero” en sus años de gloria en la política mexicana. El “Ranchero” era un jet pequeño, con capacidad para diez pasajeros – mas la tripulación – con toda la seguridad, lujos y comodidades de un avión comercial. Aquellos quevolaban en “El Ranchero”, al lado de ATC, era porque ya jugaban en las Grandes Ligas del quehacer político sinaloense.

Todo este paraíso, sin embargo, quedó justo en el medio del proyecto ahora denominado “Playa Espíritu”, consistente en un centro vacacional de gigantescas dimensiones; tantas que ni a la vuelta de 20 años lo veremos surgir en firme, menos con el raquítico presupuesto que el gobierno federal le asigna calendario tras calendario. Eso empujó al ex gobernador a radicar en el puerto de Mazatlán, finalmente su última morada.

Toledo Corro es recordado por muchas cosas, buenas y malas. Entre las buenas: la construcción de la carretera “costera” – aquella tan criticada por el entonces diputado Audomar Ahumada Quintero y la que, según el panista Rafael Morgan Ríos venía “de ningún lado a ninguna parte” -; la creación del Colegio de Bachilleres del Estado de Sinaloa; el impulso inicial a la Universidad de Occidente; el aval a la municipalización de Navolato y su persistente gestión ante el presidente José López Portillo, para la terminación de la presa “Bacurato” en el municipio de Sinaloa.

Entre las malas, su inexplicable pleito contra la Universidad Autónoma de Sinaloa, que inició apenas en su acto de toma de posesión, cuando anunció la remisión al Congreso del Estado de una nueva ley de educación para la entidad, en la que el Estado se hacía cargo de la educación media superior y arrebataba, como consecuencia, las escuelas preparatorias a la UAS, cuyo rector – presente en la ceremonia, por ciento – lo era el ya fallecido ingeniero Eduardo Franco.

Así, apenas en el punto de partida, abrió un tremendo frente de batalla contra la Universidad, defendida primero por Franco y después por un imbatible Jorge Medina Viedas. La lucha, desgastada y estresante, se prolongó por todo un año, a lo largo del cual, no pocas veces los universitarios tomaron las calles de la ciudad, en una imponente manifestación de rechazo a la llamada “Ley Toledo” y en una muestra de heroica defensa a la institución. Las marchas eran con frecuencia semanal y en la explanada del propio Palacio de Gobierno, Toledo Corro era víctima de expresiones de toda naturaleza. Insultantes, inclusive.

En su primer grito de la Independencia, el 15 de septiembre de 1981, el conflicto vivía su parte más álgida. Miles de universitarios se desplazaron del edificio central de la UAS – al concluir una noche mexicana – hacia la sede del Poder Ejecutivo Estatal. Se mezclaron entre el gentío y cuando ATC apareció en el balcón, la rechifla fue impresionante. Solo un gobernador más, años después y en un evento deportivo, fue objeto de una situación similar.

Por aquellos días también se suscitó el publicitado incidente en el viejo Palacio Legislativo, ubicado a solo unos pasos de la emblemática casa rosalina. Audomar Ahumada Quintero, Rubén Rocha Moya, Oscar Loza Ochoa, Liberato Terán Olguín y Jaime Palacios Barreda, encabezaron una toma de tribuna del salón de plenos y un día después, las banderas representativas de los 17 municipios del Estado amanecieron tiradas y despedazadas sobre el suelo, en un escenario grotescamente vandalizado. Toledo Corro no se tentó el corazón para culpar, de eso, a los universitarios citados y le ordenó al PRI llevar a cabo una marcha de desagravio a nuestro pendón tricolor, para competir con las que se realizaban en su contra.

A final de cuentas, con la asesoría de Jesús Reyes Heroles (titular de la SEP) al presidente López Portillo y tras la digna renuncia del doctor Fernando Uriarte a la secretaría de Educación Pública y Cultura del gobierno del Estado, en diciembre de 1981 llegó una solución salomónica: sí al Colegio de Bachilleres del Estado; pero la Universidad Autónoma de Sinaloa conservaría sus escuelas preparatorias.

Evidentemente fue una gran victoria para la UAS, puntualmente reseñada por el viejo periodista Jorge Medina León; pero que el gobernador Toledo Corro, desde el fondo de su orgullo, no reconoció jamás:

-Nadie pierde. Gana Sinaloa. Ganamos todos – declaró el entonces mandatario.

Y hay que decirlo, con el paso de los años, Toledo Corro tuvo una parte de razón: la demanda estudiantil a la educación media superior creció de tal magnitud que rebasó la capacidad del sistema de preparatorias de la UAS. Sin el Colegio de Bachilleres del Estado, hubiese sido imposible atender los reclamos de la juventud estudiosa sinaloense.

Tal conflicto, sin embargo, se recicló no pocas veces durante el mandato de ATC. Las heridas, realmente, jamás restañaron en su totalidad, en los seis años del toledismo, entre el primero de enero de 1981 y el 31 de diciembre de 1986.

Toledo Corro, para terminar pronto, jamás puso un pie en ningún espacio universitario. La reconciliación, en cambio, vino con su sucesor, Francisco Labastida.

Así fue y así pasó.

Y nadie me lo contó: me tocó vivirlo con toda intensidad.

= LOS “MORENOS”, CON MAYORIA CALIFICADA EN LA CAMARA =

En su sesión de ayer, el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa realizó el cómputo de la elección para diputados por los principios de mayoría relativa y de representación proporcional y asignó, tras el conteo, las 16 diputaciones plurinominales que se agregarán a las 24 uninominales, para finiquitar la estructura del Congreso del Estado, para la sexagésima tercera legislatura que iniciará funciones el primero de octubre venidero.

En efecto, luego del conteo y de la aplicación de la fórmula prevista en la Ley Electoral del Estado, las 16 diputaciones por el modelo de representación proporcional, se repartieron en la siguiente forma:

Acción Nacional, 2.

Revolucionario Institucional, 5.

Partido Sinaloense, 1.

Y MoReNa, 8

Sumadas estas 16, a las 24 que se disputaron por mayoría relativa, le configuración para la nueva legislatura sería, con 40 curules, la siguiente:

MoReNa, 17.

PRI, 08.

PT, 05.

Encuentro Social, 05.

PAS, 02.

PAN, 02.

Y PRD, 01.

El dato curioso es que, como aconteció a nivel nacional, aquí en el Estado cinco partidos no obtuvieron ni tan siquiera el 3 por ciento de la votación, cosa que los dejará fuera de la asignación de recursos públicos para su operación: PRD, Verde Ecologista Mexicano, Nueva Alianza, Encuentro Social y el Partido Independiente de Sinaloa.

¿Por qué entonces, esos 5 diputados para el PT y 5 para Encuentro Social? Por una simple y sencilla razón: los electores votaron por ellos, al amparo de la coalición “Juntos Haremos Historia”; pero no por tales partidos en lo individual. Y es que, en el contexto nacional y estatal, MoReNa había cedido el 25 por ciento de sus candidaturas al PT y el otro 25 a Encuentro Social. Ganó MoReNa, no ellos y aún así serán legisladores.

Dicho de otro modo: Tendrán diputados; pero no registro. Este desaparecerá a nivel nacional y en el plano estatal, pues también, lo que no es algo menor, que quede claro.Y es que a nivel nacional, MoReNa había cedido el 25 por ciento de sus candidaturas al PT y el 25 a Encuentro Social.

A final de cuentas, sin embargo, forman parte de la citada coalición, la cual, en el bloque completo, tendrá la barbaridad de 27 curules en el congreso sinaloense. O sea: contará con las dos terceras partes de la cámara, lo que se llama también mayoría calificada.

Y su primera decisión, en firme, será la elección de los puestos administrativos en la cámara; entre ellos, la secretaría general del Congreso del Estado.

Y lo que veremos, cuando la discusión de las cuentas públicas.

Así el escenario para Sinaloa.

¿Solo para Sinaloa?

Así está en casi todo el país.

Compartir en:

EntreRedes Publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.